Gómez Noya, dispuesto a hacer historia

Diario de Ferrol-9999-99-99-999-4593774f
|

redacción
ferrol

No ha tenido demasiado tiempo Javier Gómez Noya para celebrar su título de las Series Mundiales de triatlón. Apenas ha pasado una semana desde que se proclamó campeón en Edmonton y el ferrolano opta a engordar, de nuevo en Canadá, su ya de por sí extenso palmarés con otro entorchado mundial, en este caso el de la modalidad de Ironman 70.3.
Hace siete meses, el deportista departamental abrió la temporada de competición, precisamente, ganando en Panamá una de las pruebas de este circuito. Aquel triunfo lo habilitó para disputar ahora esta gran final de mañana –dos de la tarde en España– en Mont Temblant que, aunque no será el colofón definitivo al ejercicio –todavía tiene programada una prueba en China–, sí supondría redondear una campaña casi perfecta. Y es que  Gómez Noya sería el primero en conseguir de forma consecutiva dos títulos de tal calibre.
Los requisitos serán, sin embargo, exigentes. Empezando por el plano físico, pues el ferrolano, además de padecer algunos problemas estomacales recientemente, ha afrontado en el plazo de tres semanas otras tantas pruebas del máximo nivel de exigencia y la capacidad de su cuerpo para recuperarse será clave.
Además, el Ironman 7.30 es una prueba, solo por distancias, tremendamente dura, incluso aunque sea la mitad de uno convencional. En torno a dos kilómetros de natación, sobre cien de ciclismo y más de veinte a pie componen un escenario apto solo para elegidos que cuenta, además, con otras peculiaridades como el hecho de que, sobre la bicicleta, los deportistas no pueden rodar a rueda.
Bien es cierto que Javier Gómez Noya mejora sus prestaciones cuanto más amplio es el recorrido y que, además, en su anterior cita con el 7.30, en la prueba disputada en febrero en Panamá, ganó con total autoridad. Sin embargo, a estas alturas de la campaña y con las fuerzas más bien justas, estos resultados resultan siempre inciertos. n

Gómez Noya, dispuesto a hacer historia