Los hosteleros temen que Movilidad los empuje a instalar terrazas “alegales”

|

Los hosteleros apuran los últimos días para entregar los escritos en los que solicitarán, por segunda vez este año, la licencia de terraza para 2016. Sin embargo, las últimas actuaciones del Gobierno local en esta materia hacen que el sector sospeche que no habrá capacidad para tramitar todas las solicitudes y desde María Pita se les empujará a una “situación alegal”.

La Asociación de Hostelería de A Coruña presentó la semana pasada una propuesta de mobiliario urbano dirigida a la Concejalía de Movilidad Sostenible con el objetivo de que las mesas y sillas integradas en el proyecto fueran homologadas para poder iniciar las compras. Sin embargo, a cinco días de que se cierre el plazo para pedir los permisos para tener terraza al Ayuntamiento, la agrupación y el resto de empresarios no asociados trabajan a contrarreloj para adaptarse a la ordenanza sin que el departamento de Daniel Díaz Grandío haya dado ningún tipo de respuesta.

“Chocamos contra un muro de burocracia increíble; estamos presentando los papeles lo mejor que podemos intentando cumplir pero es difícil hacerlo si no sabemos que criterios existen”, afirma el presidente, Héctor Cañete. En su opinión, “el inmenso volumen” de artículos del texto va a implicar que la Administración municipal “no sea capaz de tramitar las licencias”. “Nos dejarán en una situación alegal”, augura el representante, pues entiende que los permisos no llegarán a los locales.  

La mayoría tienen seguro de terraza, pero este va aparejado a la documentación oficial del Consistorio. Según el colectivo que agrupa a parte del sector, se entregarán “entre 600 y 700 expedientes” porque “todo el mundo quiere cumplir y tener licencia”. 

Los empresarios, muy molestos con la gestión del asunto por parte del concejal y su equipo, recalcan que pese a que ellos intentan adaptarse lo máximo posible a la norma no se les está permitiendo hacerlo. Por ello lamentan que dentro de unos meses, cuando instalen mesas y sillas, se les echará la culpa por la ocupación de aceras. 

un plan paralizado

Así lo creen porque la concejalía dejó de lado todo lo que había planificado para establecer un mayor control sobre la instalación. Si en origen denegó todas las demandas y después decidió sentarse a hablar con el sector, al final el edil del ramo no volvió a pronunciarse sobre el tema. 

Hace dos meses llegó a encontrarse con los hosteleros de La Franja, si bien el plan incluía revisar calle por calle las particularidades de cada establecimiento del centro. Después se extendería el modelo acordado al resto de A Coruña. Pero la semana pasada, casi dos meses después de esa reunión y sin mediar ninguna comunicación previa, el sector recibió las misivas apremiando a presentar sus peticiones antes del día 15. 

“Nos habían dicho que iban a delimitar los espacios con chinchetas y ni siquiera lo han hecho; nos dejarán con una inseguridad jurídica aunque nosotros lo hemos intentado”, zanja Cañete.

Los hosteleros temen que Movilidad los empuje a instalar terrazas “alegales”