La jueza rechaza el recurso para anular la investigación de las manifestaciones por el Día de la Mujer

09 marzo 2020 página 11 MADRID, 08/03/2020.- Participantes en la manifestación del 8M de Madrid a su paso por la Gran Vía, conmemorando el Día Internacional de la Mujer, que ha arrancado este domingo desde Atocha con miles de p
|

La jueza del 8-M rechazó los recursos de la Abogacía y Fiscalía que pedían anular la investigación sobre la manifestación del Día de la Mujer, al afirmar que la tramitación de los procedimientos penales no fue suspendida durante el estado de alarma y negar que instruya una causa general.

En el auto, la titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid desestima los recursos de reforma contra tres providencias de 21 de abril y 21 y 25 de mayo. Ahora las partes pueden recurrir a la Audiencia Provincial.

En líneas generales, la magistrada aprovecha para hacer una férrea defensa procesal de su investigación, duramente criticada por la Abogacía del Estado y en menor medida por la Fiscalía, además de negar una causa general porque “el objeto de este procedimiento penal se circunscribe única y exclusivamente a las decisiones jurídicas adoptadas entre el 5 y el 14 de marzo” por el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco.

“Tanto de toma de conocimiento de concentraciones o manifestaciones como de no prohibición de aquellas sobre las que previamente ya había tomado conocimiento, en su condición de autoridad administrativa, con unas competencias determinadas legalmente que habían sido comunicadas a esa Delegación por celebrarse en la Comunidad de Madrid, todo ello en relación con la crisis sanitaria”, añade.

En cuanto a Franco, descarta la indefensión porque tuvo acceso a toda la documentación; aclara que no necesita motivar su citación como investigado y recuerda que sí que concretó los hechos que se le imputan desde el mismo auto que dio inicio al procedimiento, por lo que no suspende la declaración de hoy.

La jueza cierra filas también con el informe forense, del que reniega la Abogacía, que concluye que se debería haber impedido esa manifestación y que tanto el ministro de Sanidad, Salvador Illa, como el director de alertas sanitarias, Fernando Simón, los consejeros autonómicos o el delegado del Gobierno en Madrid conocían la “gravedad” de la situación pero la minimizaron.

Al respeto, destaca su “utilidad” pues “permite analizar desde la perspectiva médica el grado de conocimiento en el periodo que nos ocupa (entre el 5 y el 14 de marzo) de que mantener la distancia social evita el riesgo de contagio del coronavirus y también determinar desde cuando se tiene ese conocimiento”.

El escrito hace hincapié en las “reticencias” del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (Ccaes) a la hora de entregar la documentación reclamada por los investigadores, para justificar que dispusiera de plazo de entrega, cuando estos estaban suspendidos por la pandemia.

“La razón a esto se encuentra en las demoras que algunos órganos oficiados transmitían a la Policía Judicial sin causa justificada y que los agentes trasladaban a esta instructora”, dice el auto.

En un plano más técnico, deja claro que el estado de alarma “no ha objetado” la tramitación ordinaria del procedimiento, de manera que “no puede prosperar la alegación de que todo es nulo porque la jurisdicción penal estaba paralizada” y pone como ejemplo que su juzgado, con limitaciones, siguió tramitando sus causas.

Asimismo, en cuanto a las críticas por tramitar una causa que no aparenta urgencia, como insisten ambas partes, la magistrada defiende “que trata de impulsar los procedimientos de manera que no se demoren innecesariamente en el tiempo, especialmente, ante el previsible colapso judicial que se avecina por la pandemia”.

La jueza rechaza el recurso para anular la investigación de las manifestaciones por el Día de la Mujer