Diego Ríos nunca había vivido una situación como la del sábado

pabellón de Esteiro partido de fútbol sala entre O Parrulo y el Hércules San Vicente
|

 

Los jugadores del Cofersa O Parrulo vivieron el pasado fin de semana una situación atípica, ya que para completar el encuentro ante el Hércules San Vicente tuvieron que jugar una parte el sábado y otra el domingo y en escenarios diferentes.
El entrenador del conjunto ferrolano, Diego Ríos, destaca que “para mi había que suspender el encuentro antes de empezar y no al descanso, porque ya se veía que era complicado jugar”.
Además, el entrenador lucense añade que “luego, sin contar con nosotros, lo suspendieron. En el descanso nos preguntaron muestra opinión, pero no la tuvieron en cuenta. Luego se valoró jugar en otra pista el mismo día, pero no había ninguna libre”.
Por ese motivo, y para que el equipo visitante no tuviese que regresar otro día, además del consiguiente gasto, se tomó la decisión de jugar en Caranza el domingo por la mañana. Sobre eso, Diego Ríos señala que “era una pista diferente, porque es de goma y no estamos muy acostumbrados, pero no resbala y no tenía agua, que ya era importante para terminar el partido”.
En cuanto al desarrollo del choque, el preparador comenta que “el sábado pudimos ponernos por delante en el marcador, pero no acertamos en el remate y hasta el primer tanto fuimos mejores que ellos. La pista marcó mucho el choque”.
El técnico añade que “nos hicieron tres goles en jugadas de saque de esquina y nos quedamos con un jugador menos al final, por lo que empezamos la segunda parte en inferioridad”.
Para Diego Ríos, la clave de la confrontación fue “que nos marcaron el cuarto gol cuando solo faltaban siete segundos para recuperar al futbolista expulsado”.
Sin embargo, el técnico destaca que “del partido del domingo tengo poco que decir, porque hicimos una gran segunda parte y logramos marcar los mismos goles que ellos, pero pesó mucho la desventaja del sábado” 
La jornada no ha sido demasiado propicia para el conjunto departamental, ya que el Betis venció en su visita al Melilla, por lo que va a ser difícil que el cuadro ferrolano pueda superar al sevillano en la clasificación en las siete jornadas que restan por disputarse. Por ese motivo, el objetivo marcado ahora es terminar por encima del Puertollano en la novena plaza.
El sábado, el equipo local tendrá una cita muy complicada, ya que visita la cancha del Plásticos Romero Cartagena, el conjunto que ascendería si ahora terminase la liga.

Diego Ríos nunca había vivido una situación como la del sábado