Dacón se convierte en el belén viviente de los ourensanos

Un momento de la representación del nacimiento de Jesús en el Belén viviente de Dacón (Maside), una cita que viene celebrándose desde 1987. EFE/Brais Lorenzo
|

Nada le iba impedir a Dacón (Maside) acoger su belén viviente. Si el día de Navidad el temporal impidió que los vecinos de la localidad hicieran su tradicional representación del nacimiento de Jesús, ayer ni la niebla ni los escasos cinco grados pusieron freno a esta cita que viene celebrándose desde 1987.

Desde las once de la mañana los participantes iban acercándose hasta el lugar que en los últimos años ha acogido el evento, un terreno que una vecina cedió para uso y disfrute del pueblo y en el que durante todo el año permanecen el pesebre, el castillo de Herodes o el molino con río artificial incluido.

Unos de los primeros en llegar fueron María y José. Este año Carla Lois y Roberto Fumega dieron vida a dos de los personajes fundamentales de la recreación.

Si bien tradicionalmente son los padres del niño que interpretará a Jesús los que juegan los roles de María y José, este año la tradición se ha visto alterada.

La madre de Manuel, el bebé de seis meses que encarnó a Jesús, debía trabajar el día 25, fecha en la que se celebraría el Belén. Así que “como soy amiga de la familia y a veces cuido del pequeño me pidieron si podía venir”, explicaba ayer Carla.

Ana Otero, una de las organizadoras explicó que el cambio de fecha tuvo su cara y su cruz. No hay mal que por bien no venga. n

Dacón se convierte en el belén viviente de los ourensanos