Fomento exige a Vueling que no se relaje y que mejore su web para facilitar las reclamaciones

|

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) y la Dirección General de Aviación Civil (DGAC), organismos dependientes del Ministerio de Fomento, pidieron a Vueling que “no se relaje” en la atención a los pasajeros y mejore su página web para facilitar las reclamaciones.

Según fuentes de Fomento, las autoridades aeronáuticas pidieron Vueling que mejore su web para facilitar las reclamaciones a los usuarios afectados, así como las consultas del estado de aquellas que ya se hayan formulado. Técnicos de la AESA y de Aviación Civil se reunieron ayer en la sede del Ministerio de Fomento con representantes de la compañía catalana para evaluar las medidas del plan de contingencia presentado por Vueling, así como la evolución de su operativa con sus planes diarios.

Durante el encuentro constataron que la operativa de Vueling cuenta con “más recursos”, tanto técnicos con más aviones, como humanos, al incorporar más tripulación y la cesión de días libres por parte de sus pilotos para cubrir la planificación de sus vuelos. Según destacó Fomento, la operación de Vueling parece haber recuperado “la senda de la normalidad”, aunque como supervisor seguirá vigilando la estructura operativa de la compañía, según sus planes diarios.

Por su parte, la Comisión Europea está al tanto de la situación que atraviesa Vueling, pero no evalúa la cuestión ni prevé intervenir, porque considera que es un asunto que compete a las autoridades nacionales.

“Hemos sido informados de la situación, pero no tenemos nada que decir, salvo que la aplicación de los derechos de los pasajeros recae en los Estados miembros”, explicó el miércoles la portavoz comunitaria de Transportes, Anna-Kaisa Itkonen.

La portavoz confirmó “contactos” con las autoridades competentes nacionales y apeló a la responsabilidad “de unos y de otros” para respetar las normas que protegen a los pasajeros.

Otras fuentes comunitarias precisaron que los contactos que mantiene Bruselas por el caso de Vueling se están produciendo “a nivel técnico” con el Estado miembro, pero no con responsables de la compañía.

El Ejecutivo comunitario considera que no tiene competencia para intervenir por los problemas en la planificación de vuelo de la compañía. Solo si se tratara de una situación “sistémica” que afectara no a una aerolínea sino, por ejemplo, al espacio aéreo español en su conjunto, por deficiencias en la supervisión por parte de la Agencia Nacional de Seguridad Aérea, Bruselas podría tomar medidas.

Fomento exige a Vueling que no se relaje y que mejore su web para facilitar las reclamaciones