Empleados del supermercado Mi Tienda, en Ares, reclaman el abono de los salarios atrasados

Empleados de Mi Tienda y miembros de la CIG se concentraron ayer a las puertas del negocio
|

Los actuales empleados del supermercado Mi Tienda, en Ares, así como antiguos trabajadores, se concentraron ayer ante el local, convocados por la CIG, para reclamar el abono de los salarios atrasados. Desde el sindicato explicaron que esta situación de cobro irregular se produce al menos desde el pasado verano y ha obligado a algunos empleados a tener que dejar su puesto de trabajo.
Debido a la acumulación de atrasos, “cada vez mayor”, explican, actualmente tienen sin cobrar los meses de diciembre y de enero y ninguna previsión de abono a la vista. La Federación de Servizos de la CIG ha denunciado que algunas empleadas recibieron como nómina cheques sin fondos.
Tras varios intentos fallidos por ponerse en contacto con los responsables de la empresa, que pertenece al grupo Hormicasa Norte, el sindicato ha convocado esta concentración de los empleados que, además, recibió el apoyo de numerosos vecinos de la villa, entre ellos, el propio alcalde, Julio Iglesias.
“Hemos intentando contactar con ellos varias veces vía telefónica para mediar y no nos ha cogido”, explica Rocío Doce, de la CIG. El sindicato asegura que volverá a realizar próximas concentraciones si no tienen ninguna comunicación de la empresa. Además, los ex trabajadores ya preparan con el servicio jurídico de la central posibles acciones judiciales para recuperar los salarios adeudados.
Este no es el único caso en el que los empleados del grupo se encuentran en esta situación. Los trabajadores del supermercado que Hormicasa Norte tiene en la cooperativa de Pedroso también sufren, según han denunciado, estos mismos impagos.
El caso en la parroquia naronesa va más allá, pues también afecta al proceso de adquisición de la propia cooperativa. En diciembre de 2015 el grupo presentó una oferta por esta sociedad colectiva, que se encontraba en concurso de acreedores, sin embargo, desde entonces, no ha hecho efectiva la adquisición de cooperativa por los 325.00 euros acordados.
Ello no ha impedido que se haya instalado y haya explotado comercialmente los locales. En este proceso, los cooperativistas todavía no han podido recuperar sus inversiones.

Empleados del supermercado Mi Tienda, en Ares, reclaman el abono de los salarios atrasados