El Consello de Relacións Laborais alerta de que el choque en justicia “ha roto relaciones personales”

Representantes de los trabajadores en huelga en la justicia, en la manifestación del 1 de mayo de Vigo | salvador sas (efe)
|

La presidenta del Consello Galego de Relacións Laborais, Verónica Martínez, se mostró ayer convencida de que el conflicto laboral en el ámbito de la justicia de Galicia ya está finalizado, dado que las posturas están “muy cerca”. Sin embargo, la mandataria también expresó su preocupación por la dificultad de recomponer las “relaciones personales” que se han “roto” a lo largo de la huelga.
En declaraciones a la Cadena SER recogidas por Europa Press, Verónica Martínez consideró que ahora mismo no es el momento para que medie el Consello de Relacións Laborais, dado que, a su juicio, el conflicto laboral está resuelto por la proximidad de las posturas.

Sin embargo, Verónica Martínez alertó de que “la huelga ha roto las relaciones entre los trabajadores de la justicia y ese sí”, un “problema” que será “muy difícil de resolver”.
“Recomponer las relaciones personales entre personas que trabajan juntas es mucho más complejo, porque, además, entran cuestiones subjetivas, emotivas, mucho más que las otras y es lo que más tiempo va a llevar”, dijo.
La huelga de funcionarios de Justicia de Galicia, que reclaman una equiparación salarial con otras comunidades autónomas y mejoras laborales para facilitar la agilización de trámites, llevó la semana pasada a una división entre sindicatos, parte de los cuales llegó a un preacuerdo con la Xunta que fue rechazado por una mayoría de empleados en una votación celebrada el viernes.
En este contexto, ayer, las centrales CUT, STAJ y CIG, que son las contrarias a este pacto alcanzado con la Administración, llevaron a las manifestaciones del primero de mayo sus críticas a los sindicatos “vendidos” en el conflicto de la justicia gallega, y las evidenciaron en las marchas que recorrieron Vigo.
Así, varias decenas de trabajadores, ataviados con sus camisetas azules reivindicativas, salieron en manifestación junto con la marcha convocada por las centrales minoritarias (CUT, CGT, Prosagap, etc.), y que partió desde la plaza de Fernando el Católico.

“Vendidos” y “traidores”
Cuando los funcionarios de justicia llegaron al cruce de las calles de Vía Norte y Urzáiz, donde varias decenas de representantes de UGT y CCOO aguardaban a que llegase la hora de partir en su propia manifestación, les increparon al grito de “¡Vendidos!” y “¡Traidores!”. Además, antes de llegar al final del recorrido, a la altura de la conocida como farola de Príncipe, esperaron a que pasara la marcha de CCOO y UGT para mostrarles su rechazo, volviéndoles la espalda.
Finalmente, aguardaron a la llegada de los manifestantes de la CIG, que les dedicaron varios aplausos, y a los que se unieron entre gritos de “ante la indiferencia, resistencia”, o “aquí está, aquí se ve la justicia gallega en pie”

El Consello de Relacións Laborais alerta de que el choque en justicia “ha roto relaciones personales”