“Me gustaría haber acabado lo que empecé”

Lino López, junto a Álex de la Vega en el partido que el Perfumerías Avenida disputó en Ferrol | jorge meis
|

Estar en la primera plaza de la Liga Dia, empatado con el Spar CityLift Girona, y ocupar la sexta posición en el grupo B de la Euroliga –a una sola victoria de la cuarta, que da acceso a los cuartos de final de la competición continental– no le han bastado a Lino López para evitar su destitución al frente del Perfumerías Avenida. El entrenador ferrolano, que se embarcó el pasado verano en dirigir al mayor trasatlántico femenino del baloncesto español, vio el pasado jueves cómo su singladura acababa antes de lo previsto. Sin embargo, esta etapa le ha servido para crecer profesional y personalmente.

¿Le sorprendió ser cesado?
Lo que me cogió por sorpresa fue el momento, porque acabábamos de fichar a una jugadora con la que había hablado yo y que llegaba el jueves. Además, las circunstancias de la semana no habían sido buenas, con muchas lesionadas, solo siete jugadoras en el equipo... Si fuese que viniéramos de una mala racha, de varios partidos perdidos... pero no era así. Acabábamos de ganar de paliza a Al-Qázeres y Cadí La Seu, de perder por muy poco con el Fenerbhace, que va de segundo en la Euroliga…

¿Lo vio venir?
Cuando perdimos en liga con el Girona sí que habíamos tenido reuniones para ver en qué podíamos mejorar. Pero nunca me habían dicho directamente nada sobre mi continuidad. Es algo que nunca te esperas, porque confías en que te evalúen por tu trabajo. Me habría gustado, por lo menos, tener la oportunidad de disputar la Copa de la Reina.

¿Cómo justificaron ante usted la decisión los responsables del Perfumerías Avenida?
Desde el club se ha reconocido públicamente que los objetivos se estaban cumpliendo –ganar la Supercopa, acabar quinto o sexto en Europa...–, que probablemente sea el entrenador que más haya trabajado en el equipo, en el club y que las jugadoras están contentas. Pero que es solo un tema de sensaciones. Creían que no iba bien y ¡ya está! Estar en el Perfumerías Avenida es lo que tiene. Ya lo sabía cuando fiché. Pero, insisto, me gustaría haber acabado lo que empecé.

¿Se reafirma en el trabajo que ha hecho o cambiaría algo?
No quiero que suene a disculpa, pero sí que algunas circunstancias no fueron las idóneas. No tuvimos pretemporada, hace un mes se fue una jugadora y hasta esta semana no llegó su sustituta. Evidentemente no son circunstancias propicias, pero son cosas puntuables. He trabajado al máximo para sacar el mejor rendimiento del equipo y no salió bien. Ellos confiaron en mí y son los que ahora toman la decisión porque creen que no va por el camino adecuado y que el equipo necesita un cambio.

¿Cree que podría haber sacado más partido al grupo?
El trabajo que estábamos haciendo era bueno e íbamos a sacar frutos. Al final hay que disfrutar del camino, del trabajo que haces, ser honesto con tus ideas y lo hemos sido. La labor que tanto Álex de la Vega como yo hicimos con el club, con las jugadoras, está ahí y con eso nos quedamos.

¿Cómo se lo han tomado las jugadoras?
Ellas son profesionales, saben que esto puede pasar y aceptan las decisiones. Estaban contentas con el trabajo y el trato que les estábamos dando y no tengo ninguna queja ni de su implicación ni de su profesionalidad ni de que no creyesen en lo que hacíamos.

¿Cómo ha lidiado con la presión que hay en el entorno de un club como el Perfumerías Avenida por ganar siempre?
Eso ya lo sabía cuando fiché. Personalmente, me refugio en la gente que tengo a mi lado, en el día a día, que es en lo que te tienes que fijar. Estaba muy contento con el grupo de trabajo, con la implicación. Cuando una ciudad y un equipo están acostumbrados a ganarlo todo, es difícil. El público es libre de expresar lo que siente pero nadie nos podrá criticar por no dar el máximo cada día. Tengo la conciencia tranquila.

Tras varias temporadas de éxitos, ¿ha experimentado ahora la cara más amarga de estar en un banquillo?
Si lo miras numéricamente no, porque el balance es bueno; si lo miras por la decisión de “cortarme”, evidentemente sí. Tengo un amigo que dice que no eres entrenador hasta que no te destituyen. Ahora puedo decir que soy entrenador. ¡En fin! Al final, sabía dónde iba a entrenar esta temporada y la exigencia que había, que allí no son todo resultados y que es necesario que haya más cosas para que algo salga bien.

¿Se arrepiente de la decisión que tomó en su día de fichar por Perfumerías Avenida?
No. He vivido una experiencia única, en un equipo “top”, con el que he jugado la Euroliga, junto a las mejores jugadoras del mundo... Como experiencia es lo máximo, pero también como aprendizaje y me ha servido mucho para seguir creciendo como entrenador.

¿Se acostumbrará a partir de ahora a la inactividad?
Desde los 17 años, cuando empecé a jugar de forma profesional, no he estado parado nunca, así que supongo que me costará un poco. Pero voy a trabajar para seguir aprendiendo como entrenador. Sin la presión del día a día, podré empaparme de lo que hacen otros entrenadores, conocer otras maneras de trabajar, ver más partidos, entrenamientos de otros equipos...

“Me gustaría haber acabado lo que empecé”