Abascal sube la presión al PP y a Cs y advierte de que no apoyará a quien le “desprecie”

GRAF6543. TERUEL, 13/12/2018.- El presidente de Vox, Santiago Abascal, durante su intervención en el acto público que el partido celebra hoy en Teruel. EFE/ Antonio García
|

El presidente de Vox, Santiago Abascal, advirtió ayer al PP y Cs de que no votarán a favor de su programa de gobierno en Andalucía si siguen con sus “insultos y menosprecios” y no se sientan con ellos a negociar antes de la sesión de investidura, que podría celebrarse a mitad de mes.


“¿Qué partido va a votar el programa de otros partidos que le desprecian? Vox, desde luego, no”, subraya Abascal en un extenso hilo en Twitter para justificar la postura de su partido, que podría bloquear la investidura si no se atienden sus demandas, entre ellas sustituir la ley andaluza de violencia de género por otra contra todo tipo de violencias.

Veleta naranja
Un hilo en el que Abascal aumenta la presión sobre PP y Cs y en el que vuelve a arremeter contra el líder de Cs, Albert Rivera, a quien este fin de semana calificó como “petit Macron henchido de cosmopaletismo”.

Ahora, Abascal le llama “veleta naranja” y recuerda que Cs defendía “no hace mucho” lo mismo que está pidiendo Vox sobre la Ley de violencia de género y refuerza su argumento con un tuit del partido de Rivera de febrero de 2016 en el que decía: “Pacto nacional contra la violencia de género para promover una ley contra la violencia intrafamiliar”.

En el mismo sitio
“Cuando la veleta vuelva a girar, nos encontrará en el mismo sitio, dispuestos a apoyar un cambio real en Andalucía”, señala Abascal, quien apostilla: “Pero si mantienen su negativa a escuchar a 400.000 andaluces, tendrán que entender que nosotros, muy al contrario, somos incapaces de traicionar a nuestros votantes”.


En este sentido, recuerda Abascal que desde la noche electoral Vox ha repetido que “no será obstáculo para el cambio en Andalucía”, pero “tampoco será alfombra para la continuidad de las mismas políticas con otras siglas, sean las de PSOE-Podemos o las de PP-Ciudadanos”.
Tras quejarse de que, “lejos de cualquier talante negociador”, Vox “solo ha recibido insultos, menosprecios y la amenaza permanente de cordones sanitarios”, Abascal reprocha a los dos partidos que aspiran a gobernar en Andalucía que no admitan ni el más mínimo cambio en su pacto.


Además, dice que, en vista de que con Vox no les funciona el “chantaje”, algunos “voceros mediáticos” próximos a Cs empezaron ayer a “manipular” su postura sobre la violencia machista y que, según el líder ultraderechista, es una postura “en contra del feminismo supremacista y el totalitarismo de género”.

El PP andaluz reaccionó a estas palabras pidiendo a Vox que saque la violencia de género “de la contienda política” y se mostró convencido de que estará “conforme con muchísimos puntos” del acuerdo cerrado con Cs, relativos a la bajada de impuestos, transparencia, menos burocracia o reducir masa política.

Por sup arte, el líder de Cs en Andalucía, Juan Marín, rechazó que se pretenda reformar una ley “por imposición de nadie” y advirtió de que “aquí solo hay una negociación, la del PP y Cs”.

El PSOE fue muy crítico con la postura de Vox, y tanto desde el Gobierno central como del Ejecutivo autonómico advirtieron de que no se puede retroceder en cuestiones de violencia de género porque “los derechos de las mujeres no son moneda de cambio”.
 Más duro fue el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, quien acusó a PP y Cs de negociar el futuro gobierno de Andalucía “con los cómplices de los violadores y los asesinos”.

Abascal sube la presión al PP y a Cs y advierte de que no apoyará a quien le “desprecie”