El obispo y 23 sacerdotes oficiaron un funeral por las víctimas del tren

san julian misa por fallecidos accidente tren santiago
|

El obispo de la Diócesis de Mondoñedo-Ferrol, Manuel Sánchez Monge, auxiliado por 23 sacerdotes, ofició ayer en la concatedral de San Julián una emotiva misa-funeral en memoria de las víctimas del trágico accidente ferroviario de Santiago de Compostela.
En los primeros bancos del templo, que estuvo abarrotado de fieles, se sentaron los familiares de los fallecidos, además de representantes de los Concellos de Ferrol y Narón, y también de la Armada.
Sánchez Monge oró por los fallecidos y pidió la recuperación de los heridos y el consuelo para las familias afectadas. También dio gracias a Dios por la generosidad y sacrificio de todos los que han contribuido a atender a los afectados.

Fallecidos
El tren Alvia accidentado en las proximidades de la estación de Santiago procedía de Madrid y tenía como punto de destino la ciudad de Ferrol. Seis de las víctimas mortales, por las que ayer se oró en el funeral, residían en esta comarca.
Se trata de la vecina de la parroquia fenesa de Barallobre Lidia Martín, de 35 años, y de su hija Daniela, de dos años. El esposo de la joven y padre de la pequeña y otro hijo de la fallecida también viajaban con ellas, pero solo sufrieron heridas leves.
También perdieron la vida en el mismo tren Elisa Brión Sobrido, de 46 años, y su hijo Tomás López Brión, de 21, vecinos de Ferrol, además de otro joven, Rodrigo de Antonio Moledo, de 25 años, que vivía en Madrid y venía a visitar a sus padres.
La sexta víctima mortal de la comarca fue Nerea García García, de 25 años, y domiciliada en la parroquia de San Xiao de Narón.

El obispo y 23 sacerdotes oficiaron un funeral por las víctimas del tren