Los inspectores de Hacienda reconocen que se vigila más a los pequeños contribuyentes

|

El presidente de los Inspectores de Hacienda del Estado Ransés Pérez Boga, admitió ayer que la carencia de recursos hace que las investigaciones se centren más en contribuyentes fáciles de controlar y no en grandes empresas que emplean artificios complejos para eludir a Hacienda.

Pérez Boga aseguró que con los empleados que tiene la Agencia Tributaria y con la presión que hay para cumplir con los objetivos, hace que se trabaje con esa “lógica germánica”.

En este sentido, subrayó que no es esto lo que desean los inspectores y que es mejor cambiar este sistema, si bien reconoció que a corto plazo es lo más fácil para obtener una mayor recaudación.

El presidente de la IHE enumeró diversas causas que originan la corrupción en materia fiscal como la baja conciencia social, la sensación de impunidad, la insuficiencia de órganos fiscalizadores y preventivos, la pluralidad de órganos escasamente coordinados y la ausencia de políticas de concienciación social y de prevención.

Pérez Boga subrayó que con la baja presión fiscal actual en España no se puede mantener el Estado de bienestar, por lo que apostó por subir algunas figuras impositivas.

Mientras, el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, afirmó ayer que los morosos con Hacienda serán avisados de su situación antes de que se publique la lista con el objetivo de que puedan presentar alegaciones o saldar su deuda para no aparecer en ella.

Ferre señaló que Hacienda advertirá a los contribuyentes que tengan una deuda con el fisco de más de un millón de euros a 31 de julio. El secretario de Estado incidió en que el listado de deudores se publicará en el cuarto trimestre de este año.

También aprovechó para anunciar que las multinacionales que facturen más de 750 millones de euros al año deberán informar sobre sus ventas, beneficios e impuestos en la declaración del impuesto de sociedades del ejercicio 2016 que deben hacer en 2017.

Por otro lado, la Comisión Europea propuso ayer hacer obligatorio en la UE el intercambio automático trimestral de información sobre las resoluciones tributarias, a fin de impedir prácticas abusivas por parte de multinacionales.

Los inspectores de Hacienda reconocen que se vigila más a los pequeños contribuyentes