Al Racing le volvió a faltar efectividad

El racinguista Forte intenta arrebatarle la pelota a Agudo durante el encuentro fernando geijo
|

El Racing se despidió de la Copa del Rey después de perder por la mínima en Mieres frente al Caudal. Al equipo ferrolano le faltó algo de pegada para tomar la iniciativa en el marcador en la primera parte y también para reaccionar en el momento en que el cuadro asturiano marcó a quince minutos para el final. Demasiado conservador, el Racing acabó pagando su inoperancia ante un rival rocoso y que, sobre todo, se hizo muy fuerte cuando se puso por delante en la segunda parte.
El Racing pudo irse al descanso con ventaja en el marcador en una aburrida primera parte, pero en la que los únicos que dispararon a puerta fueron los ferrolanos. De hecho, si no llega a ser por la gran actuación del portero local, Bielsa, el marcador se habría situado en un 0-2 a favor de la escuadra racinguista con toda tranquilidad. Y es que el equipo ferrolano saltó al terreno de juego con ganas de marcar pronto y de sorprender a su rival y lo cierto es que en el primer período hizo méritos suficientes para haber puesto la eliminatoria en franquía para acercarse al acceso a la segunda eliminatoria, en la que su rival sería el Lleida.
Así, a los 16 minutos de juego fue Iosu Villar, en jugada personal, el que se desbordó tanto de su marcador como del rival que salió a cubrir la posición antes de realizar un fortísimo disparo que fue detenido de una manera espléndida por el debutante Bielsa –en la competición liguera jugó Javi Díaz–. Veinte minutos después fue Marcos Álvarez el que recibió desde la derecha un pase de Pablo Rey y, amagando, se escapó de la marca de su par y, tras levantar la vista, trató de colocar la pelota con rosca y potencia en la escuadra derecha de la portería local, que cuando los más de medio millar de espectadores que había en la grada cantaban gol sacó con su mano el balón, evitando de nuevo el tanto del equipo de la ciudad naval para adelantarse en el marcador.
Tras esa jugada el Caudal, con un par de centros largos de Nacho Matador y Marcos Landeira, trató de quitarse el dominio del Racing, pero en realidad no logró inquietar ni a los defensores ni al portero visitantes. Y es que, en líneas generales, el Racing había sido mejor en la primera parte, pero le faltó definición y fortuna.

CAMBIO
La segunda parte, en cambio, fue para el Caudal Deportivo, que fue el que dominó de principio a fin para terminar haciéndose con la victoria y el pase a la siguiente eliminatoria. Mientras, el Racing acusó el esfuerzo físico de la primera parte y fue una sombra del equipo que había dominado en los primeros 45 minutos.
Así, solo habían pasado tres minutos de juego cuando el local Merchán disparó muy ajustado al poste de la portería ferrolana defendida por Camacho, en un balón que desde la grada dio la sensación de que el meta racinguista llegó a tocar. Eran minutos en los que había mucho respeto, porque al cuadro local no le resultaba tampoco fácil llegar al área ferrolana, que mantenía el orden ante la falta de profundidad del rival que tenía enfrente.
Tuvo que ser a un cuarto de hora para el final cuando, a la salida de un córner, Marcos Landeira mandaba el balón al fondo de la red con un buen cabezazo, anticipándose a la defensa ferrolana. Siguió dominando el Caudal, que dejó sin efecto las tentativas racinguistas de buscar el empate. De hecho, el cuadro verde ya no dispondría de oportunidades de gol hasta que una jugada en el último minuto, que pudo ser penalti sobre Pablo Rey, fue obviada por el árbitro. Por eso, el  Caudal logró el pase y ahora deberá viajar hasta Lleida.

Al Racing le volvió a faltar efectividad