La psila africana tiene en jaque a naranjos y limoneros de 15 concellos

Diario de Ferrol-9999-99-99-999-b73a61dd
|

Una nueva plaga  asola el agro de las zona: la psila africana, una especie de pulgón que anida en las hojas de los árboles cítricos –limoneros y naranjos que es lo que más abunda en la zona–. Según la última actualización del mapa del Servizo de Sanidade Vexetal de la Xunta de mayo de este año las parroquias de 15 municipios de las comarcas de Ferrol y Eume se ven afectadas por esta plaga cuyo radio de acción no deja de aumentar. Solo el municipio de As Pontes y la comarca de Ortegal se salvan por el momento de la presencia de esta especie invasora que se detectó por primera vez en Galicia en la ría de Arousa en 2014.

Es una de las plagas definidas por la UE y por el Ministerio de Agricultura como de cuarentena, lo que exige medidas de choque para erradicarla, no tanto por los daños que causa en sí misma, sino porque puede contagiar en la planta la bacteria Candidatus Liberibacter africanus, causante de la peste del Dragón de los cítricos mucho más grave y que ya afecta a otros puntos de la geografía nacional. 

Sin embargo, la Xunta asegura hasta el momento no haber detectado ningún caso, tal y como se extrae del plan de acción contra la psila africana donde también se indican las medidas que se pueden adoptar para minimizar su impacto. 

Medidas
El plan se vertebra en vigilancia, control y erradicación que según critican desde el Concello de San Sadurniño, uno de los afectados por la plaga, “parecen limitarse á publicación de folletos e á certificación das zonas polas que se está expandido a trioza, quizáis porque o cultivo de cítricos en Galicia ten escasa relevancia no sector agrario ou porque, a diferenza das patacas tampouco semella que teña moita incidencia en termos económicos no autoconsumo, malia haber limoeiros en case todas as casas do rural”.

El insecto hace puestas en las parte posterior de las hojas donde cría sus ninfas que se alimentan del zumo de la planta. Esto produce unas verrugas características por el otro lado de la hoja que acaban por secarla cuando la población del insecto es importante. Cuando las ninfas se convierten en adultas salen al exterior, evolucionando de un color verde a marrón y adquiriendo la semejanza a un pulgón. 

Los ataques se producen en los brotes nuevos y son más graves cuando los árboles son pequeños. En caso de ejemplares adultos y afecciones leves, la Xunta aconseja la poda de las ramas afectadas y su posterior quema. También recomienda no hacer movimientos de material vegetal de las plantas afectadas a otras zonas para evitar la dispersión de la plaga y aplicar un producto autorizado para su tratamiento.

La psila africana tiene en jaque a naranjos y limoneros de 15 concellos