Miles de personas abarrotaron el centro para recibir a los Reyes Magos

Cabalgata de Ferrol
|

Pese a que la cabalgata de Ferrol no es la única que se celebra en la zona, ya que todos los concellos quieren recibir a los Reyes en una noche tan especial, lo cierto es que la ciudad naval se convierte en punto de referencia de la comarca, con miles de personas abarrotando las calles del barrio de A Magdalena y muchas de ellas esperando ya desde primeras horas de la tarde a Sus Majestades en el muelle de Curuxeiras.

Las carrozas, cuya temática se centraba en la literatura y en personajes tan famosos como Don Quijote o Romeo y Julieta, partieron, como es habitual del barrio de Ultramar, para desplazarse hasta el centro de la ciudad y llegar al Palacio Municipal para recibir las últimas peticiones de los más pequeños.

La comitiva estaba encabezada por una primera carroza navideña, con pastores y Nacimiento, a la que siguieron la de los reyes Melchor, Gaspar y Baltasar, con carrozas de obras como “20.000 leguas de viaje submarino”, de Julio Verne; “Romeo y Julieta”, de Shakespeare; “Las Mil y una noches” o “Don Quijote de la Mancha”, de Miguel de Cervantes. Tampoco faltaron a la cita, como cada año, la carroza de la Armada o el entrañable vehículo antiguo de los bomberos, “Mofletes” y, con fines solidarios, la carroza sobre el reciclaje representaba un enorme oso polar realizado con botella de plástico.

Niños ataviados como pulpos, batucada, bandas de música, bailarinas de la escuela Esquío, danza del vientre, malabares y humoristas y hasta una representación de la escuela de música Rockschool Center, con la ganadora de la Voz, la cedeiresa Irene Caruncho interpretando “Highway to Hell” de AC/DC, sobre la plataforma móvil, recorrieron las calles de Ferrol hasta concluir en la plaza de Armas.

Más de 400 personas formaron parte de esta cabalgata en la que los niños fueron los auténticos protagonistas de la jornada. Como es tradición, se eligen por sorteo y 80 de los cerca de 300 que solicitaron acompañar a los Reyes fueron los afortunados en participar este año en la cabalgata de la noche más emocionante para los más pequeños, que ayer se afanaron por hacerse con los algunos de los 2.500 kilogramos de caramelos sin gluten que lanzaban los ocupantes de las vistosas carrozas.

Miles de personas abarrotaron el centro para recibir a los Reyes Magos