Puigdemont no acata su cese y llama a una “oposición democrática” al 155

Una simpatizante estrecha la mano de Puigdemont mientras este pasea por Girona con su mujer | robin towsend (efe)
|

Carles Puigdemont, que no se da por cesado como presidente de la Generalitat, pidió ayer “paciencia, perseverancia y perspectiva” a los catalanes para “defender las conquistas conseguidas hasta ayer” y mantener una “oposición democrática” a la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

En una “declaración institucional” emitida por TV3 desde la sede de la delegación del Govern en Girona, Puigdemont no quiso desvelar ni los contactos que están manteniendo los miembros de su Govern –cuyo cese anunció el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy– ni los debates y acuerdos que están adoptando para dar contenido a la declaración de independencia de el viernes en el Parlament –que fue disuelto–.

Dificultades lógicas

No obstante, Puigdemont quiso dejar claro que no acata la aplicación del artículo 155: “Nuestra voluntad es continuar trabajando para cumplir los mandatos democráticos y a la vez buscar la máxima estabilidad y tranquilidad, entendiendo las dificultades lógicas que comporta una etapa de esta naturaleza, que nuestro país no recorrió nunca”.

Tras el día “histórico” y “cargado de sentido democrático y cívico” vivido el viernes, en el que el Parlament “cumplió con aquello que los ciudadanos votaron” en las elecciones del 27 de septiembre de 2015, según Puigdemont, el Consejo de Ministros tomó “decisiones contrarias a la voluntad expresada” por los catalanes.

“En una sociedad democrática, son los parlamentos los que escogen o cesan a los presidentes”, subrayó Puigdemont, que dijo que la etapa actual hay que defenderla “con un incansable sentido cívico y compromiso pacífico”.

“No nos desviemos: continuemos perseverando en la única actitud que nos puede hacer ganadores. Sin violencia, sin insultos, de manera inclusiva, respetando a personas y símbolos, opiniones y también respetando las protestas de los catalanes que no están de acuerdo con lo que ha decidido la mayoría parlamentaria”, dijo.

Desde un atril con el logotipo de la Generalitat, ante unas escalinatas y junto a las banderas catalana y europea, Puigdemont señaló que “la mejor manera de defender las conquistas alcanzadas hasta ayer es la oposición democrática a la aplicación del artículo 155, que es la consumación de una agresión premeditada a la voluntad de los catalanes”.

“Lo hemos de hacer preservándonos de la represión y de las amenazas, haciéndolo sin abandonar nunca, nunca en la vida, en ningún momento, una conducta cívica y pacífica. No tenemos ni queremos la razón de la fuerza. Nosotros no”, recalcó.

Por su parte, el líder de ERC, Oriol Junqueras, que no acata su cese como vicepresidente del Govern, pidió ayer por la tarde a los catalanes que sean “conscientes de las dificultades” que pone el Gobierno español para hacer efectiva la declaración de independencia, y también reclamó “esfuerzo y perseverancia”.

ERC mantuvo ayer, al igual que otros partidos independentistas, el silencio informativo iniciado el viernes, después de que fuese aprobada la declaración de independencia por parte del Parlament, pero a título individual algunos de sus líderes expresaron algunas opiniones, siempre a través de la red social Twitter.

Puigdemont no acata su cese y llama a una “oposición democrática” al 155