Conmoción por los tres muertos en un accidente de tráfico en Valdoviño

Tras la salida de la vía y el choque contra un muro, el coche partió en dos un poste de hormigón de la luz
|

La comarca vivió ayer una trágica jornada con el fallecimiento de tres varones, todos ellos menores de 40 años, naturales de Cedeira, que murieron en un accidente de tráfico, ocurrido en torno a las 11.20 horas en el término municipal de Valdoviño, en el kilometro 8,800 de la AC-566.
Los tres fallecidos circulaban en un Audi A-3, del año 2001, a la altura de Mosende, cuando el vehículo, por causas desconocidas se salió del vial, por el margen izquierdo, y fue a chocar contra un muro de hormigón y, posteriormente, con un poste del alumbrado público, también de hormigón, que se partió a la mitad. Los ocupantes del vehículo I.S.P, de 37 años; D.V.Q., de 29 y G.P.L., de 30 años de edad, fallecieron en el acto, tras se despedidos fuera del vehículo el conductor y el copiloto y quedar atrapado en la zona del maletero, el tercer ocupante.
Al lugar de los hechos se desplazaron efectivos de la Agrupación de Tráfico de la guardia Civil, que acotaron la zona del siniestro coordinando la labor de los equipos de rescate que se personaron en la zona, GES de Mugardos, Bomberos de Ferrol, urgencias médicas del 061 y sanitarios del centro de salud de Valdoviño.
Al lugar de los hechos también acudió personal de la compañía responsable del suministro eléctrico que actuó con el fin de evitar cortes en el servicio, al haber chocado el turismo contra un poste del tendido tras la salida inicial de la vía. Pese a que el accidente tuvo lugar a media mañana, por la tarde todavía continuaron los trabajos tanto para subsanar los problemas en el cableado como para liberar la carretera al tráfico y favorecer el flujo del mismo.
El servicio de emergencias 112 Galicia alertó también a trabajadores especializados del Grupo de Intervención Psicológica en Catástrofes y Emergencias –Gipce– por si fuese necesario en algún momento la atención especializada a familiares y amigos de los fallecidos, que se desplazaron también a la zona del suceso.
El equipo de Atestados e Informes del Destacamento de Tráfico fue el encargado de iniciar la investigación del siniestro, con el objetivo de determinar los factores que determinaron el accidente, instruyendo las perceptivas diligencias policiales para su remisión a la autoridad judicial.
Lo que sí se ha dado a conocer es que ninguno de los tres ocupantes del coche llevaba puesto el cinturón de seguridad, algo sobre lo que han llamado la atención desde la Guardia Civil, recordando la obligatoriedad del uso del sistema homologado de retención, o en su caso, cascos de protección, puesto que su uso reduce la gravedad de las lesiones en los accidentes.
Los fallecidos fueron trasladados, tras el levantamiento de los cadáveres, al hospital Naval para que en la tarde de ayer se les realizase la autopsia para esclarecer las causas de la muerte y, asimismo, llevar a cabo la consiguiente prueba de alcohol y drogas, como corresponde a un hecho de estas características.

Jornadas de duelo
Debido a que el accidente tuvo lugar en torno a las once de la mañana, fueron numerosas las personas que acudieron al lugar de los hechos, entre ellos el alcalde de Valdoviño, Alberto González, municipio en el que tuvo lugar el fatal desenlace.
El regidor mostró in situ su dolor y tristeza por el suceso y habló de la “fuerte conmoción” que se había experimentado en toda la zona por el accidente y la muerte de tres hombres tan jóvenes. De hecho, consideró que, si cabe, “la desolación es todavía mayor al conocer que la edad de los fallecidos”. El alcalde aprovechó para recordar que “hay que concienciarse en torno a la obligatoriedad de circular con el cinturón de seguridad”.
Pero donde la jornada de ayer fue totalmente luctuosa fue en la villa de Cedeira, de donde eran naturales los fallecidos y hacia donde se dirigían cuando se produjo el siniestro.
Al tratarse de gente conocida en el pueblo, los lamentos y los pésames se sucedieron durante toda la jornada de ayer y el propio alcalde, Pablo Moreda, trasladaba su más sentido pésame a las familias y amigos de los tres vecinos fallecidos. De hecho, manifestaba en sus redes sociales que “un nunca está preparado para afrontar momentos deste tipo e poido asegurar que para a toda a vila son momentos de enorme tristeza e onde os nosos corazóns sempre estarán con eles e coas súas familias”. Reconocía, asimismo, que el día de ayer fue “o noso momento máis difícil ao fronte do Concello”. También lamentaba la muerte de los tres jóvenes “xente moza, ben coñecida na vila e tres proxectos vitais frustados a unha idade demasiado temprana”.
El Ayuntamiento cedeirés se sumó al sentimiento de dolor y tristeza de todos los vecinos y decretó tres días de luto oficial, además de mostrar la bandera ondeando a media hasta desde la jornada de ayer.
Además de las actividades municipales previstas para ayer y durante estos días de luto, las organizadas por entidades sociales, culturales y deportivas también se suspendieron en respeto a las familias de los muertos durante todo el fin de semana.
Desde la cabecera de comarca, el alcalde de Ferrol, Jorge Suárez, mostraba también ayer su pesar por la noticia, apuntando la desgracia que supone que “xente nova morra en accidentes de tráfico” y manifestando su pésame a los familiares y allegados en tan duro trance.
Con estas tres muertes, son ya cuatro los fallecidos en la comarca de Ferrolterra en los últimos diez días. En la madrugada del sábado de la pasada semana también moría una joven en Catabois, en un accidente de tráfico. l

Conmoción por los tres muertos en un accidente de tráfico en Valdoviño