El peritaje de la EDAR concluye que con obras menores podrá funcionar

Tanque de Tormentas muelle de Caranza
|

Las reparaciones que necesita la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Prioriño para funcionar son menores (reparación de fisuras y grietas) y requieren un gasto por debajo del que en un primer momento había considerado la parte privada de Emafesa (Socamex-Urbaser), que cifraba las obras necesarias en medio millón de euros. El alcalde, Jorge Suárez, avanzaba ayer los resultados del peritaje realizado por la empresa Indra y en el que están de acuerdo las tres administraciones (local, autonómica y central). El informe completo y las actuaciones que implica no se darán a conocer hasta que concluya la auditoría del proceso de puesta en marcha de la EDAR de la que se encarga la empresa Pwacs. Es el documento que falta puesto que el grupo de ingeniería del agua de la Universidade da Coruña ha presentado también sus conclusiones.
El regidor ha insistido en que esta infraestructura funcionará a pleno rendimiento en el momento en el que llegue el mayor volumen de aguas negras a Prioriño, una vez que entren en funcionamiento los interceptores generales. En el caso de que la posible reclamación a Acciona de que asuma las obras (fue la empresa constructora) se retrase porque sea necesario acudir a la vía judicial, será el Concello el que adelante la inversión para evitar demoras en los trabajos.
No parece, sin embargo, que vaya a ser de forma inminente, pues aunque ya han terminado las obras de los interceptores y tanques de tormentas (a excepción de los posteriores añadidos del río Inxerto y O Cadaval-Neda), todavía queda por contratar la luz. “Depende de cando Fenosa queira activar o interruptor e a experiencia que hai coa EDAR é que tardou oito meses”, explicó Suárez. Confió el alcalde en que este trámite se agilice y que el saneamiento de la ría sea una realidad cuanto antes.

El peritaje de la EDAR concluye que con obras menores podrá funcionar