El derbi comarcal retrata la realidad de la liga gallega

Rugby Primera Autonómica Rugby Ferrol-Fendetestas As Pontes A Malata
|

Más de 120 puntos de diferencia a favor del Rugby Ferrol no solo retratan el desigual derbi comarcal que los ferrolanos protagonizaron ante el Fendetestas, sino que ilustran el paradigma de dos proyectos deportivos diametralmente opuestos y, sobre todo, reflejan la cruda realidad de la unificada Primera División Autonómica, un campeonato en el que abundan las desigualdades..

La pontesa, una entidad cuya principal aspiración es mantener vivo y promocionar el rugby en la villa minera, y la ferrolana, escuadra que lidera un proyecto que tiene sus miras en el ascenso a División de Honor B, se vieron las caras en un encuentro de fuerzas desiguales en el que las múltiples bajas con las que los visitantes encararon la contienda no hicieron más que agrandar este desequilibrio.

La balanza se decantó rápidamente a favor de un Rugby Ferrol que desde el primer minuto impuso un ritmo de juego muy elevado. Los anfitriones dominaron las fases estáticas, las “touches”, las “melés” y dispusieron de numerosos balones para jugar a la mano en la línea de tres cuartos. Los puntos cayeron en tromba a su favor y, ya al descanso, vencían por 66-0.

Aunque Juan Pablo Chorny introdujo cambios y repartió minutos entre sus jugadores en la segunda parte, el rendimiento de los ferrolanos no se resintió hasta ese definitivo 124-0. 

Como valor añadido en las filas locales, el hecho de que 18 de los jugadores que intervinieron son “de casa” y, de ellos, once fueron titulares y trece pertenecen todavía a la categoría sub 23.

"Teníamos como objetivo  para el partido mejorar nuestro ‘ruck’ para darle más dinámica a nuestro juego y se ha logrado. También mejorar nuestra disciplina de juego”, apuntaba Juan Pablo Chorny quien, además, volvió a destacar la importancia de los jugadores procedentes de la cantera, que demuestra la consolidación de un proyecto “basado en la cantera y que ya ha empezado a dar sus frutos en la temporada pasada y continúa en esta”.

El derbi comarcal retrata la realidad de la liga gallega