Retiran un premio a la guardia civil que intentó quitarse la vida en Pontedeume

Copia de Diario de Ferrol-2016-02-06-006-b2a38610
|

La Federación Galega de Automobilismo (FGA) ha retirado a Vanesa Fraga Fernández, la Guardia Civil que intentó suicidarse en la casa cuartel de Pontedeume, un premio que le había concedido en septiembre de 2015 por su actuación en el accidente del Rally de A Coruña.
En un comunicado, la familia de Vanesa asegura que este hecho responde a las presiones que la agente sigue recibiendo de los altos mandos del cuerpo tras haber abandonado el hospital. Cabe recordar que la guardia civil herida culpó de su intento de suicidio al capitán de la comandancia de Pontedeume, debido, supuestamente, a las coacciones homófobas que recibía de este por su condición sexual.
El 15 de septiembre de 2015 Ivan Corral, presidente de la Federación Galega de Automobilismo, informó al responsable del sector de tráfico de la Guardia Civil que Vanesa Fraga había sido la elegida por la Junta Directiva para recibir la Mención Presidente 2015 “por su actuación, auxiliando a los heridos y ayudando a los equipos médicos” durante el suceso en el rally de A Coruña. 

retirada del premio
Así se hizo constar también en el documento oficial emitido por la federación automovilística el 12 de diciembre de 2015, dónde aparece el nombre de “Doña Vanesa Mª Fraga Ferndández” como ganadora de este galardón. Este listado se hizo público en la página web de la federación pocos días después de que la agente se disparara la noche del 8 de diciembre de 2015.  
Sin embargo, un mes después, en plena investigación por el intento de suicidio de la agente, se desestimó otorgarle el galardón, que fue a parar al general jefe de la Guardia Civil, José María Feliz Cadenas, tal y como se refleja en un nuevo documento, elaborado el 29 de enero de 2016, que también aparece publicado en la web de la Federación Galega de Automobilismo. 
Los familiares de Vanesa quieren saber el porqué de esta decisión, aunque una fuente de la FGA les ha indicado de forma confidencial que todo se debe a “presiones de los altos mandos de la Guardia Civil”.
De hecho, asegura la portavoz de la familia, que el cuerpo ha instado a Vanesa a “renunciar a la invitación” para la Gala del Deporte del Motor de Galicia 2016, que se celebrará el próximo sábado 13 de febrero en el edificio multiusos de Santa Comba, donde se iba a entregar dicho galardón.
Los allegados de la guardia civil califan de “deleznables” y “bajos” estos hechos, que no dudan en atribuir a los “altos mandos” de la benemérita, los cuales, dicen, “han ninguneado el trabajo impecable de Vanesa en el desempeño de sus funciones”.
A pesar de los numerosos intentos de contactar con la Federación Galega de Automobilismo y con su presidente, Iván Corral, este diario no consiguió obtener ayer una explicación sobre este inesperado cambio de premiado.   

estado de salud
Vanesa Fraga se recupera lentamente de las graves heridas que se provocó el pasado mes de diciembre al intentar quitarse la vida. “Ha mejorado un poco, pero estas cosas –en alusión a la retirada del premio por supuestas presiones– la hacen recaer anímicamente”, explica su mujer, Mónica F.V. Se reitera, además, en que su pareja “es víctima del odio por su condición sexual” desde que anunció en su entorno laboral que iba a contraer matrimonio con otra mujer.
Se da la circunstancia de que Vanesa Fraga fue una de las víctimas en el intento de atentado que ETA perpetró en 2008 en el cuartel de la Guardia Civil de Legutiano (Álava). Aunque la agente no se encontraba en las instalaciones cuando sucedieron los atentados, el Ministerio Fiscal terminó incluyéndola como perjudicada, aduciendo que había sufrido un cuadro clínico como consecuencia del trauma. En una resolución judicial de 2010 del Tibunal Supremo se explica que la agente fue dada de baja de su puesto de trabajo en junio de 2008 por un trastorno de adaptación y depresión reactiva y que recibió el alta 396 días después. 
El auto alude, además, a que Vanesa sufrió una secuela que requiere tratamiento psiquiátrico y psicológico a largo plazo. La agente también se encontraba de baja por otra enfermedad cuando sucedió el trágico suceso de hace dos meses. 
A raíz de este incidente, la Asociación Unificada de Guardias Civiles volvió a poner el foco en la ineficacia de los protocolos antisuicidio del cuerpo y criticó las medidas de prevención temprana que la Guardia Civil pone a disposición de los agentes:  “un teléfono de ayuda” y “unas guías en la intranet, similares a las que hay para dejar de fumar o para combatir el estrés”, explicaron en su momento. 
La investigación judicial que se inició pocos días después de este grave suceso todavía sigue abierta.

Retiran un premio a la guardia civil que intentó quitarse la vida en Pontedeume