Montero y Couce finalizan un exigente Europeo

Couce –izq.–, Vidal y Montero, en la competición continental disputada en Francia el pasado fin de semana | A. v.
|

Fue una bonita, pero también dura, experiencia. Las integrantes del Narón TM Sofía Couce y Candela Montero regresaron bien entrada la noche del domingo a casa tras un viaje relámpago a la localidad francesa de Schiltigheim en donde, por segunda vez la primera, y como debutante la segunda, tomaron parte en el Eurominichamp’s de tenis de mesa.

Un oficioso campeonato continental al que también acudió su entrenador Adrián Vidal, si bien en esta ocasión como técnico de la Federación Española de la disciplina. “La verdad es que paso más nervios de entrenador que de jugador”, reconocía Vidal prácticamente recién llegado a casa de una “gran experiencia”, en la que, al igual que su pupila Montero, fue su puesta de largo con el combinado nacional. Y así, desde la cercana barrera de los tres pabellones en los que se desarrolló la competición –y en los que el local llegaba a dirigir hasta 24 partidos al día–, el preparador pudo ver a sus pupilas como dos de las mejores tenistas de Europa. Unas intensas jornadas en las que prácticamente ni Montero ni Couce se despegaron de sus palas en un intenso campeonato que, en lo que a la clasificación se refiere, dejó a las naronesas en la trigésimo segunda y cuadragésimo sexta plaza, respectivamente.

Competición
Montero fue la que en esta ocasión consiguió colocar al Narón TM en el cuadro principal de la competición continental para deportistas nacidos en 2008, terminando entre las 32 mejores de toda Europa. “Hizo una buena fase de grupos”, comenta Vidal, “pero ya en los partidos por los puestos quizá se relajó un poco más”.


Y ya se sabe que en este tipo de competiciones, esas situaciones tienen su precio. “Lo importante es que terminó contenta, había un gran ambiente y conoció a mucha gente de fuera”, añade el técnico. Eso sí, a la pregunta de su preparador de si volvería la semana que viene al campeonato, el no fue rápido, pero a buen seguro la respuesta será totalmente diferente en unos cuantos días más.

Por su parte, su compañera Sofía Couce “no bajó los brazos en ningún momento, pero se puso nerviosa”, comenta Vidal, en la cita dirigida a tenistas nacidas en 2007. Buena prueba de ello fue que casi la totalidad de los duelos en los que cayó lo hizo por un ajustado 3-2. Accediendo como segunda de su cuadro tras la primera y la segunda fase –y con un grupo asequible en la tercera–, el duelo ante la lusa Costa que se decidió por 12-10 en el quinto set, impidió a la de Narón entrar en el cuadro principal –en donde el pasado año había sido vigésimo primera–. Y en la cita de consolación, de nuevo, el resultado podía haber sido mejor para la local, pero Couce no era capaz de rematar encuentros en los que sí lograba remontar adversos 2-0. “Y, además, sabiendo que puedes, frustra un poco más”, comenta Vidal, “pero sí o sí esto fue positivo para ellas”. Una cita de la que poco podrán descansar las canteranas, que continuarán con sus entrenamientos hasta mediados del próximo mes, eso sí, más relajadas, de cara al próximo inicio liguero.

Montero y Couce finalizan un exigente Europeo