Miriam Casillas, en la recta final de su carrera hacia Río

Diario de Ferrol-2016-05-06-043-80e9ea57_1
|

 

Miriam Casillas tiene por delante quince días y dos citas internacionales para conseguir los puntos que necesita para confirmar su presencia en los Juegos Olímpicos de Río. De ambas, solo podrá puntuar en una, y puesto que no se lo quiere jugar todo a una carta en la prueba de las Series Mundiales de Yokohama, este fin de semana competirá en la cuarta ronda de la Copa del Mundo, que tendrá lugar en la localidad mexicana de Huatulco. 
A las doce de la noche, en la madrugada del sábado al domingo, arrancará la carrera elite femenina, en la que la pacense tratará de afianzarse en esa tercera plaza para el equipo español. Lo hará en una carrera en distancia olímpica a la que, como ella, concurren numerosas deportistas que persiguen la estela olímpica y que convertirá la competición en un auténtico selectivo.
El calor y la humedad marcarán el desarrollo de una competición muy exigente y en la que los abandonos suelen ser una tónica general año tras año. “Es una prueba dura y este tipo de pruebas me encantan”, confiesa la triatleta de Badajoz, que tiene opciones reales de acabar entre las diez primeras, al igual que sucedió en las pruebas en la que participó en Mooloolaba o Chengdu.
Para ello, deberá solventar una carrera en la que, además de ese factor climatológico adverso, cuenta con una orografía muy exigente, sobre todo, en el sector de ciclismo. Cuarenta kilómetros repartidos en cinco vueltas sobre un circuito que cuenta con un repecho con una inclinación del 18% y por el que el pelotón deberá transitar en ocho ocasiones. Una “tachuela” que servirá para abrir distancias, pero también para apurar las fuerzas de las participantes de cara al posterior tramo de carrera a pie. 

Miriam Casillas, en la recta final de su carrera hacia Río