Se extiende al rural la búsqueda del vecino de Ferrol perdido desde la madrugada del pasado martes

Un Policía Nacional rastrea durante la mañana de ayer las calles de Canido | jorge meis
|

La búsqueda de Carlos Campero Vieiro, desaparecido de su domicilio durante la madrugada del pasado martes, continúa sin éxito. A pesar de que múltiples fuentes que sitúan al hombre en diversos puntos de Ferrol, el trabajo combinado de los diferentes cuerpos de seguridad de la ciudad, Protección Civil, Bomberos y vecinos peinando toda el área urbana no ha conseguido esclarecer dónde podría estar el señor.
Carlos, de 70 años de edad, tiene graves problemas respiratorios, por lo que desde la Policía se plantea que, sin ayuda de alguna clase de transporte público, no debería haber sido capaz de llegar demasiado lejos. En un principio la búsqueda se concentró en todos los barrios del centro, pues el hombre residía en la calle Concepción Arenal, pero en las últimas horas se ha ampliado el radio incluso a municipios vecinos. Durante la mañana de ayer fueron vistos efectivos de la Policía Nacional, la Guardia Civil y tres perros de Casaga peinando las zonas más agrestes de Canido, Santa Mariña o el Ensanche A, además de nuevas batidas en barrios como Ferrol Vello, donde algunos vecinos aseguran haberlo visto deambulando durante la noche, o las parroquias más alejadas, como Covas o Marmancón.
En la búsqueda se han implicado, además, unidades de las diferentes policías locales de los concellos colindantes, aunque una de las teorías sobre su paradero lo situaría en A Coruña, donde el hombre aseguraba tener familia.
De acuerdo al informe preliminar de los cuerpos de seguridad, Carlos fue visto por última vez durante la tarde del lunes al ser trasladado hasta su domicilio por una ambulancia asistencial de Urxencias Sanitarias-061 desde el hospital Arquitecto Marcide. El hombre había visitado el centro médico para tratar una afección respiratoria que padece y que le obliga a usar un respirador en su día a día. Según aseguran sus allegados, Carlos vive solo, aunque una familia que vive en el piso superior cuida de él. Fue ésta quien denunció su desaparición al visitarle al día siguiente y encontrar la vivienda vacía y el respirador del que depende tirado en el suelo. 
La descripción proveída señala que el hombre es delgado, de 1,7 metros de estatura y carácter afable. Podría estar vistiendo un pantalón de color beige y una camisa de cuadrados azulados. Tanto la familia como las fuerzas de seguridad solicitan la ayuda ciudadana, bien colaborando en la búsqueda, o difundiendo el aviso por las redes sociales. A pesar de que el radio inicial se limita a la comarca, la divulgación general resulta crucial en esta clase de casos, así que si se dispone de alguna pista se puede contactar con el 061, el 091, o a través del teléfono 629 777 334. l

Se extiende al rural la búsqueda del vecino de Ferrol perdido desde la madrugada del pasado martes