La protectora Arco da Vella traslada sus instalaciones a Sequeiro

uno de los voluntarios de la entidad decorando las naves meis
|

La protectora de animales Arco da Vella trasladará próximamente sus instalaciones a la parroquia de Sequeiro –hasta ahora estaban situadas en la carretera de Meirás–. El mal estado de la nave en la que se encontraban y la falta de espacio motivaron el cambio a las dependencias que ahora acondicionan los voluntarios de la entidad y que ocupan en régimen de alquiler.

La nueva sede de Arco da Vella dispone de dos naves de 150 y 100 metros cuadrados, en la que se construirán los caniles para alojar a los perros de la entidad. Los trabajos de construcción y pintado se prolongarán durante dos meses.

Un valor añadido en la nueva ubicación, tal y como destaca la presidenta de Arco da Vella, Yolanda Bellas, es el amplio terreno de la finca, 13 ferrados. “Nuestra intención es construir una pista de agility –modalidad competitiva en la que un guía dirige a un perro a través de varios obstáculos– en la que poder entrenar a los perros”, indicó.

Este es uno de los proyectos pensados para la nueva sede, aunque no el único. En los últimos meses, la entidad ha puesto en marcha un mercadillo en el que venden todo tipo de artículos relacionados con las mascotas y que ponen a la venta para sufragar los gastos de la entidad. Con el fin de dar continuidad a esta iniciativa, en la nueva sede pretenden habilitar un espacio para impartir cursos como, por ejemplo, de costura de trajes para mascotas, correas y demás accesorios.

La protectora Arco da Vella tiene actualmente a 20 perros acogidos, aunque en el último año han logrado darle un hogar a muchos, como recuerda Yolanda Bellas. La causa de la entidad ha logrado despertar la solidaridad de numerosas personas. Los últimos los Bomberos y el grupo de salvamento Casaga, que se han ofrecido a organizar en los próximos meses un evento benéfico para recaudar fondos para la protectora.

La protectora Arco da Vella traslada sus instalaciones a Sequeiro