Los sindicatos exigen que se respeten los acuerdos salariales dentro de Navantia

Concentracion de Maessa
|

Responsables de las federaciones de la CIG, CCOO y UGT acompañaron en la mañana de ayer a trabajadores de empresas auxiliares en una concentración a las puertas de Navantia Ferrol para denunciar la feroz competencia que se está produciendo entre las empresas por la vía del recorte de los salarios y con el consentimiento de la principal. El conflicto resurge ante la próxima adjudicación de los bloques de proa y popa del flotel, a la que optan tres empresas de las cuales dos vulneran los umbrales salariales fijados en los acuerdos de 2001 entre empresa y sindicatos.
En la concentración participaron trabajadores de Maessa que explicaron que la oferta de su empresa supera en un 30% el presupuesto de las otras dos concurrentes, precisamente por respetar los acuerdos, y denunciaron que la competencia desleal se está traduciendo en presiones sobre ellos para ajustar salarios.

"o carto puro e duro"
Vicente Vidal, de la Federación de Industria de la CIG, mostró a los medios de comunicación un documento suscrito por la dirección de Navantia Ferrol y las centrales en 2006, en el que la compañía reitera su obligación de hacer cumplir los convenios colectivos, pactos o acuerdos en los que se regulen las condiciones laborales para evitar la competencia desleal entre empresas, así como la carta que el pasado 20 de mayo dirigieron los sindicatos a la actual dirección recordándole dicho compromiso. Vidal denunció que “non están a cumplir nada, o único que están mirando é o carto puro e duro”.
Víctor Ledo, de CCOO, advirtió de que ni las federaciones sindicales ni el comité de Navantia van a permitir que esta pelea de costes entre las empresas se traslade a las plantillas y acusó a Navantia de respaldar una situación que al final se está traduciendo en un chantaje a los trabajadores. Ledo señaló los casos de las firmas Ainair y Tubacer, a las que, según dijo, los sindicatos ya han advertido de que tienen que cumplir los acuerdos.
En la misma línea se expresó Rogelio Rodríguez, de MCA-UGT, que insistió en que van a consentir que atropellen los acuerdos “que tanto costou conquerir”. Los representantes sindicales se mostraron dispuestos a paralizar aquellas obras que se ejecuten sin cumplir las condiciones salariales y laborales.
Maessa, una empresa que llegó a tener en los astilleros de Ferrol y Fene más de 400 trabajadores, cuenta ahora con 40 dedicados a la elaboración de ocho bloques para el flotel. Otros tantos están siendo elaborados por Ainair sin cumplir los acuerdos, según denunciaron las centrales. Como se recordará, Navantia publicó un primer concurso para la adjudicación de los bloques para el flotel de Pemex que tuvo que declarar desierto porque ninguna de las ofertas se ajustaba al bajo presupuesto establecido. A continuación la compañía adjudicó por el método negociado sin publicidad los citados bloques a Maessa y Ainair, y el pasado agosto volvió a licitar los bloques de proa y popa del buque-hotel con un presupuesto de 5,4 millones.

Los sindicatos exigen que se respeten los acuerdos salariales dentro de Navantia