lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

“Este es el momento de evaluar Bolonia, no de embarcarnos en otra reforma universitaria”

Ateneo charla de Julio Abalde

El pasado 30 de enero, el Consejo de Ministros aprobó el decreto de flexibilización del sistema universitario español, o lo que es lo mismo, la posibilidad de que los campus establezcan, de forma voluntaria, carreras de tres años y másteres de dos en lugar de los grados de cuatro años implantados hace tan solo siete ejercicios en el proceso de transformación al Espacio Europeo de Educación Superior, conocido como Plan Bolonia. La reforma no llega en el momento adecuado. Así lo piensan, entre otros colectivos de la comunidad educativa, los propios rectores, que han acordado por su cuenta una moratoria por la cual no aplicarán el plan diseñado por el Ministerio que dirige José Ignacio Wert hasta 2017. El catedrático de Microbiología Julio Abalde Alonso es el responsable en la Universidade da Coruña de todo lo que tiene que ver con los títulos académicos y la calidad de las enseñanzas.

¿Qué opinión le merece el nuevo decreto?
Ya lo dijo el rector Xosé Luis Armesto claramente y todos los  demás rectores; es una reforma nada aconsejable en este momento. No es el momento oportuno de embarcarnos en una nueva reforma que es muy radical respecto a lo que tenemos, sino que este es el momento para realizar una evaluación de cómo se esta implantando la reforma de Bolonia, ir evaluando los resultados que se están obteniendo y en función de eso aplicar medidas correctoras.

¿Cuáles podrían ser esas medidas correctoras?
Puede ser que una de ellas sea efectivamente la duración de los títulos pero eso habrá que analizarlo desde el punto de vista de qué es lo que estamos haciendo y desde una evaluación de lo que tenemos. En Europa estos análisis no van precisamente por un mantenimiento de las titulaciones de tres años, sino más bien por un alargamiento de ese período de los grados, por lo tanto creemos que además de ser totalmente inadecuada en este momento, no va en la línea en que van nuestros socios europeos.

¿A qué cree entonces que responde esta nueva medida?
A eso tendría que responder el Ministerio. Nosotros podemos tener suposiciones y creemos que en el trasfondo hay una cuestión meramente economicista; hay una intención de intentar reducir un poco el coste de las titulaciones desde el punto de vista del estado y recargar más parte de estos costes en las familias, en los usuarios del servicio público, eso no hay duda.

La Conferencia de Rectores Españoles (CRUE), en la que se incluye la Universidade da Coruña, ha acordado una moratoria para retrasar hasta 2017 la aplicación del decreto. ¿Qué se hará en este tiempo?
Los rectores proponen una moratoria activa; es un período de estudio y reflexión en profundidad para ver cómo llegamos hasta aquí y en qué situación estamos. Bolonia establece que los grados pueden ser de 180 (tres años) o 240 grados (cuatro) y aquí en España se optó por la opción de 240 y el Ministerio dice que aquel fue un error. Bueno, si hace siete años se cometió ese hipotético error, en este momento tenemos que andar con mucho cuidado para no cometer un error todavía mayor.  

Lo que las universidades piden  básicamente entonces es margen para poder analizar la situación...
Claro, pedimos tiempo para estudiar y reflexionar y eso es lo que acordó el otro día la CRUE, darnos un tiempo para entre otras cosas diagnosticar el sistema y ser capaces de actuar de forma coordinada todas las universidades y sectores para que no surja una situación totalmente caótica en la que cada universidad, cada título, cada comunidad autónoma, establezca una duración diferente para un mismo título. Yo me imagino la perplejidad de la sociedad cuando se encuentre con un grado que en una universidad es de cuatro años y en otra de tres, o incluso de tres y medio, como puede ser con la norma del gobierno.

Será necesario también en este tiempo, entonces, informar a la propia sociedad...
Sí, tendremos que explicar a la sociedad  por dónde va la reforma; tenemos que hacer una labor pedagógica muy importante, porque los usuarios futuros van a necesitar información detallada de como es el tema y eso es lo que simplemente ha pedido la CRUE, tiempo para que la reforma sea realizada de forma sosegada, tranquila y eficiente.

El nuevo decreto llega además cuando se está empezando a evaluar la implantación de Bolonia. ¿Demasiados cambios en poco tiempo?
En un período muy corto nos hemos sometido a una transformación muy grande en la universidad. No solo es un cambio temporal de las titulaciones, sino que hay una variación metodológica importantísimo y todavía no estamos con ese cambio perfectamente estabilizado y ya sometemos a una nueva agitación al mundo universitario. Así es muy difícil intentar alcanzar unas cotas de calidad educativa. Hay que tener en cuenta que hay titulaciones que el año pasado impartieron por primera vez el cuarto curso de grado; hay algunos másteres de la nueva reforma que están ahora en primer curso; no ha salido todavía, por ejemplo, la primera promoción del máster con competencias profesionales del plan Bolonia, y aún así ya lo sometemos a un nuevo cambio. Esto, desde nuestro punto de vista, es sin duda descabellado.

“Este es el momento de evaluar Bolonia, no de embarcarnos en otra reforma universitaria”

Te puede interesar