Bermeo se tiñe de azul en el incontestable triunfo aresano

Diario de Ferrol-2019-09-15-065-31692c6b
|

Los cuatro largos a los que hoy harán frente los remeros de Ares en Portugalete son lo que ahora mismo separa a la “Santa Olalla” de su regreso a la primera división del remo nacional, la liga Eusko Label. Con un punto más y casi tres segundos de renta sobre su inmediato perseguidor, Zarautz, los locales demostraron en la tarde de ayer en Bermeo el porqué de su condición de favorito, ganando la primera de las dos regatas en este play-off de ascenso. 

Una cita, esta con la que se abrió un intenso fin de semana, que comenzó con un primer tramo en el que los aresanos salían en segundo lugar en la contrarreloj, precedidos, precisamente, por Zarautz, y con Tirán, San Pedro y Deusto a continuación. Y, precisamente, fue un error de los de Guipuzkoa en la primera ciaboga –una caída del piquero al hacer el giro– lo que, quizá, marcó el devenir del resto de la prueba. Desde esa primera virada, los aresanos se colocaron como el rival a batir y con Deusto apareciendo como el “tapado” de la cita –a menos de un segundo de los de la villa, mientras que Zarautz se quedaba a tres–.

Igualdad 
Si bien, las cosas se fueron apretando según las paladas iban a más, con los de Bilbao pisándole los talones a los de la villa y los guipuzcoanos sobreponiéndose al desafortunado accidente inicial, dejando tras el segundo largo una batalla que ya parecía cosa de tres –Ares, Deusto y Zarautz–, moviéndose en menos de tres segundos. 

De nuevo, la ciaboga, en este caso la protagonizada por la “Santa Olalla” en el arranque del tercer largo, parecía igualar más si cabe la competición, aunque Ares conseguía mantenerse en cabeza. Eso sí, ahora ya con los de Guipuzkoa en su estela a poco más de un segundo. Pero este último arreón de los vascos se quedó ahí, mientras que a los patroneados por Alejandro Permuy todavía les quedaba energía en la recámara. Con el tiempo de 20:23.26 firmado por la trainera de Zarautz, los últimos metros de los de Ares parecían no terminar nunca. Hasta que lo hicieron, parando el crono en 20:20.44, sumando así unos valiosísimos cinco puntos –Deusto finalmente fue tercero, 20:27.16– y desatando una alegría contenida en los remeros locales. Y es que todavía resta la regata de hoy para “poner la guinda al pastel”, como señaló su delegado José Montero al finalizar la regata. 

Segunda parte
“Las regatas se ganan en el mar y sufriendo. Los chavales se han exprimido, son fuertes y el barco corre”, añadía el representante de la entidad local ayer en un campo de regatas de Bermeo tranquilo y, además, con un gran número de aficionados aresanos. 

“Ha sido muy duro”, añadía el patrón Alejandro Permuy, “no remamos todo lo bien que podíamos, pero estamos contentos con el resultado”. Un resultado que, cabe recordar, fue el de la victoria, por lo que quizá hoy todavía se pueda ver a una mejor “Santa Olalla” en Portugalete. “Vamos a darlo todo y remar como mejor sabemos”, sentenciaba el aresano, quizá a pocas horas de su regreso a la elite. 

Si bien antes tendrán que ganárselo de nuevo en el agua, en este caso del Nervión, a partir de las 11.40 horas.

Bermeo se tiñe de azul en el incontestable triunfo aresano