El ministro del Interior no se plantea destituir a Fernández de Mesa por la tragedia de Ceuta

19 noviembre 2013 p�gina 29 VIC (BARCELONA), 18/11/2013.- El ministro de Interior, Jorge Fern�ndez D�az (2d), junto C�ndido Cardiel (d), director adjunto operativo de la Guardia Civil; Arsenio Fern�ndez de Mesa (2i), director General de la Guard
|

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, negó ayer que su departamento se esté planteando el cese del director de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, por la tragedia de Ceuta del 6 de febrero, como solicita el PSOE y la Izquierda Plural.

De forma tajante el titular de Interior contestó con un “no” a la pregunta en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros sobre si se plantea el cese de Fernández de Mesa o “algún gesto” que permita un pacto de Estado en materia de inmigración con la oposición.

Un pacto que volvió a reclamar porque se trata de un fenómeno “demasiado importante como para que las legítimas diferencias partidistas sean superadas con visión de Estado y sentido de la responsabilidad”.

“Estoy convencido y espero y deseo que ese sentido de Estado se imponga frente a otras peticiones”, añadió Fernández Díaz que justificó ese acuerdo en la necesidad de acudir a Europa con “una sola voz” para reclamar lo que es “justo”: que las instituciones europeas se impliquen decididamente ante la presión migratoria que sufren Ceuta y Melilla, fronteras de la Unión Europeo.

Fernández Díaz recordó que los quince subsaharianos fallecidos el pasado 6 de febrero cuando trataban de alcanzar a nado la costa ceutí no son la única tragedia ocurrida en los últimos años y “por desgracia nadie puede asegurar que sea la última”.

el PSOE en el gobierno

Así, el 29 de septiembre de 2005, cuando gobernaba el PSOE, cinco inmigrantes fallecieron en la valla de Ceuta y 94 sufrieron heridas de gravedad.

“No se pidieron dimisiones ni se produjeron explicaciones”, dijo el ministro quien señaló que entonces el PP solicitó los vídeos de esa tragedia, pero el gobierno alegó que la ley de protección de datos lo impedía.

Cuatro años más tarde, a veinte metros de lanzarote fallecieron en un cayuco 25 personas, 17 de ellas niños, y tampoco se pidieron dimisiones.

Por otra parte, la llegada masiva de inmigrantes subsaharianos a Melilla en las últimas fechas ha llevado a las autoridades de la ciudad a tratar de aliviar la saturación del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) y a intensificar el control sanitario para evitar el contagio de enfermedades.

La situación del CETI, donde hace unos días se detectó un caso de meningitis, sigue siendo una de las prioridades y se trabaja para impedir el hacinamiento, con traslados como el de un grupo de sirios y subsaharianos el jueves. n

El ministro del Interior no se plantea destituir a Fernández de Mesa por la tragedia de Ceuta