Pepito Arriola e Hildegart Rodríguez

Retrato de Pepito Arriola
|

Pepito Arriola, nacido José Rodríguez Carballeira, y su prima Hildegart Rodríguez Carballeira, fueron dos personajes que gozaron de una reconocida popularidad en la primera mitad del siglo XX por diferentes razones, siendo los respectivos hijos de dos hermanas ferrolanas, Josefa y Aurora Rodríguez Carballeira, el padre de las cuales era abogado y procurador. En ambos casos se trató de madres solteras, que dieron a luz fuera de Ferrol a los que en su tiempo fueron considerados como “niños prodigio”.
José Rodríguez Carballeira, conocido como Pepito Arriola por el apellido de su abuelo, fue un precoz intérprete y compositor musical. Hijo de Josefa Rodríguez Carballeira, nació en Betanzos el 14 de diciembre de 1895, al parecer resultado de las relaciones de Josefa con el amante de ella y de su madre. Ausentada su madre Josefa de Galicia, Pepito Arriola se quedó en Ferrol a cargo de su tía Aurora, entonces de quince años, que se encargó del cuidado y educación musical del que demostraba ser un genio precoz, hasta que Pepito cumplió los tres años.
A principios del año 1899, su madre Josefa, conocedora de sus habilidades musicales, regresó a Ferrol y se llevó Pepito a Madrid, donde comenzó una fulgurante carrera como pianista, violinista y compositor. Celebró su primer concierto en Diciembre de 1899, con cuatro años de edad, en la casa de la familia Montano. En febrero de 1900 ofreció un concierto en el Ateneo de Madrid y ese mismo año actuó en el Palacio Real de Madrid, interpretando varias obras propias.
Fue pronto apadrinado por María Cristina, la Reina Regente, que pagó sus estudios musicales en Alemania, a donde se trasladó con su madre el año 1902. Estudió en el Conservatorio de Berlín con Richard Strauss, obteniendo el año 1904 la calificación de matrícula de honor en Armonía y Composición. Entre otras, tocó con la Orquesta Filarmónica de Berlín, siendo elegido pianista de la corte de Guillermo II.
El año 1908 llevó a cabo una amplia gira por Europa, actuando finalmente en Rusia ante el zar Nicolás. En 1910 realiza su primera gira americana, incluyendo Cuba y Estados Unidos, donde tuvo un resonante éxito. Desde el año 1911 y hasta el fin de la Primera Guerra Mundial, Pepito Arriola reside en España, continuando con éxito sus giras musicales. El año 1920 se afincó en Alemania, manteniendo su prestigio de pianista y compositor. A partir del año 1923 trabaja en el Conservatorio Nacional de Música de Berlín.
Desde comienzos de la década de 1930 comienza su declive artístico y económico, acentuado en los años de la Segunda Guerra Mundial, tras de la cual, el año 1945, queda en la ruina. El año 1946, junto con su hermana Carmen, también pianista, regresó a España, donde no volvió a disfrutar de la fama y el éxito anteriores, arrastrando la etiqueta de haber sido un “niño prodigio”, y teniendo que sobrevivir dando clases de piano. Murió el año 1957 en Barcelona prácticamente arruinado y en el olvido, a pesar de haber compuesto más de cincuenta variadas obras musicales
Por su parte, Hildegart Rodríguez fue también una “niña prodigio”, concebida por su madre como un modelo de mujer del futuro. Hija de Aurora Rodríguez Carballeira, nació en Madrid el 9 de diciembre de 1914, fruto de la relación de Aurora en Ferrol con el sacerdote castrense Alberto Pallás, un progenitor biológico escogido por su madre para este fin. Destacó por su precoz aprendizaje de la lectura y la escritura, y por su conocimiento de cuatro idiomas a los diez años, licenciándose en Derecho con nota de sobresaliente y convirtiéndose en la abogada más joven de España.
Activa defensora del aborto, la eugenesia y la educación libre, fue militante desde el año 1929 de las Juventudes Socialistas y la UGT. El año 1932 abandonó ambas formaciones para integrarse en el Partido Republicano Liberal, dejando al margen sus ideales marxistas para integrarse en un anarquismo más radical. Escritoras contemporáneas de Hildegart y personas comprometidas con la política y los problemas sociales fueron Clara Campoamor, Margarita Nelken, Sofía Casanova y Victoria Kent.
Hildegart desarrolló una gran actividad en el movimiento por la reforma social, estando conectada de forma permanente con la vanguardia europea de este tema y siendo nombrada secretaria de la Liga Española para la Reforma Sexual, presidida por el doctor Gregorio Marañón. Publicó unos veinte libros y monografías sobre sexología, además de otros temas históricos y políticos, y desde los catorce años colaboró en multitud de periódicos y revistas como “El Socialista”, “La Tierra”, “Heraldo de Madrid”, “La Libertad” y” Gaceta Médica”.
El prometedor trabajo de Hildegart se vio frustrado cuando Heriberto G. Wells, tras de su visita a Madrid, pretendió llevarla a Londres como secretaria y de esa forma desarrollar su potencial. Su madre, Aurora, temerosa que Hildegart se desviase del camino que había concebido para ella, mató a su hija cuando dormía, disparándole tres tiros en la cabeza y uno en el corazón. Era el 9 de Junio de 1933, cuando Hildegart todavía no había cumplido los diecinueve años. Entregada voluntariamente a la justicia, Aurora Rodríguez fue condenada a treinta años de Reclusión Mayor por el asesinato de su hija Hildegart. Por padecer una esquizofrenia paranoide Aurora fue internada en el manicomio de Ciempozuelos, donde acabó sus días en diciembre de 1955, cuando había cumplido los setenta y seis años.
La vida y obra de ambos singulares y precoces personajes, no nacidos en Ferrol pero muy relacionados con la ciudad, fue estudiada por diferentes historiadores. El año 2003 la revista FerrolAnálisis dedicó parte de su contenido a la vida y obra de ambos primos con trabajos de varios estudiosos ferrolanos. De modo más específico, el Ateneo Ferrolán llevó a cabo en diciembre del año 2014 un congreso sobre Hildegart donde Rosa Cal, Blanca Quintanilla y diversos investigadores trataron de las actividades de Hildegart como escritora, feminista y sexóloga.
jjburgoa@hotmail.com

Pepito Arriola e Hildegart Rodríguez