La comarca mejora sus resultados en las últimas campañas de la DGT sobre el uso del cinturón de seguridad

accidente Valdoviño
|

El Ayuntamiento de Ferrol informó ayer de los resultados obtenidos en 2018 en las diferentes campañas de control del uso del cinturón de seguridad, casco y sistemas de retención infantil efectuados por la Policía Local en coordinación con la Dirección General de Tráfico (DGT).

Según el documento del consistorio, en los tres dispositivos especiales desplegados por las carreteras de la comarca durante los meses de marzo, septiembre y octubre se efectuaron un total de 918 inspecciones, 48 de las cuales resultaron en infracción (5,2%).

Si bien esta cifra es alta, es importante destacar que durante el presente ejercicio se duplicaron el número de controles, obteniendo, no obstante, un número similar de infractores. Este hecho muestra una clara disminución en los casos en los que el conductor o alguno de los pasajeros no respeta esta medida de seguridad, crucial para la supervivencia en caso de accidente.

Así, las cifras en ejercicios anteriores mostraban una oscilación entre el 6,4% y el 14%, con un número de controles totales entre los 270 y los 469. Como dato reseñable, el año 2015 fue el período con un menor número de controles y, sin embargo, un mayor número de infractores sorprendidos.

El informe destaca, además, que la falta más común continúa siendo la ausencia de cinturón de seguridad por parte del conductor del vehículo y la que menos la carencia de dispositivos de seguridad infantil homologados.

Elemento crítico
Pese a que el uso del cinturón de seguridad se ha convertido en una costumbre para la mayoría de los conductores, aún hay muchos que consideran esta medida como una molestia que intentan evitar la toda costa. 

De hecho aún hay muchos ciudadanos que creen que su uso no es obligatorio en trayectos urbanos dada la baja velocidad a la que circulan los vehículos. Lo cierto, no obstante, es que no es el impacto lo más peligroso de una colisión, sino la rápida desaceleración que sufre el cuerpo y que tanto el cinturón como el airbag logran paliar.

Sin embargo, la ausencia de este dispositivo estuvo presente en casi la mitad de las muertes registradas en las carreteras gallegas durante el año pasado. De 48 fallecidos en los viales de la Comunidad, 21 no llevaban puesto el cinturón de seguridad. Este fue el caso de los tres jóvenes que perecieron en octubre del año pasado en el municipio de Valdoviño. Ninguno de los ocupantes del vehículo, de 29, 30 y 37 años, utilizaba el cinturón cuando el coche en el que viajaban se salió de la vía e impactó violentamente contra un poste de hormigón.

La comarca mejora sus resultados en las últimas campañas de la DGT sobre el uso del cinturón de seguridad