El Gobierno niega que se colocase un micrófono en el despacho de González para evitar filtraciones

Eloy Velasco, juez instructor de la operación “Lezo” y de la “Púnica” | ep
|

El jefe fiscal anticorrupción, Manuel Moix, aseguró que no va a dimitir y que no le consta que se estuviera filtrando información al expresidente de Madrid Ignacio González y a su entorno sobre la investigación entorno a ellos.

En declaraciones a la cadena Ser, Moix señaló que, según la información que tiene, la decisión del juez de colocar un micrófono en el despacho de González no fue para evitar esas supuestas filtraciones sino que era parte de la investigación. Adeás, el fiscal jefe anticorrupción señaló que no conoce la conversación en la que el expresidente madrileño habría manifestado su satisfacción por su nombramiento y ha opinado que dichas informaciones no afectarían a su credibilidad.

“Que esa persona que consideraba que mi nombramiento le iba a favorecer yo he ordenado su prisión pone de manifiesto la objetividad e independencia sobre la que la fiscalía anticorrupción trabaja”, indicó Moix. Al ser preguntado por la relación que tiene con González, el fiscal jefe dijo que no son amigos, sino que mantuvieron relaciones institucionales. Moix cree que ha habido “un malentendido” cuando se dijo que él se negó a investigar a González en la operación sobre el Canal Isabel II y dijo que él defendió que no debía hacerse en una operación del año 2001, en la que el expresidente no tenía responsabilidades en la Comunidad de Madrid, “sino en otro procedimiento” y reiteró que no se ha planteado dimitir.

Por su parte, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, volvió a defender ayer la actuación de la Fiscalía en el caso del Canal de Isabel II, negando que se tratara de obstaculizar la investigación como aseguró el PSOE en el Senado, que pidió a Catalá que dimita.

Polémico SMS de Catalá

Ayer también se conoció que el ministro envió en noviembre de 2016 un mensaje de texto al expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, recientemente detenido en la denominada operación Lezo por corrupción en el Canal de Isabel II, en el que le expresaba su deseo de que se cerrasen “los líos”.

El senador socialista dijo al ministro que debe dimitir ya –”váyase señor Catalá”– y que deben ser apartados “hoy mismo” de sus cargos el fiscal general del estado y el fiscal anticorrupción porque “están descomponiendo la justicia y la política”, como demuestra su intervención en “Lezo”.

Zoido niega ingerencias

Mientras, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, afirmó ayer que no hubo “injerencia” del Ejecutivo en la investigación del caso “Lezo”, que se saldó con más de una decena de detenidos, lo que, a su juicio, demuestra que en España “la Justicia funciona”.

Zoido se pronunció así en el pleno del Senado. En este sentido, la Comisión de Justicia del Congreso anunció ayer que prevé citar el 10 de mayo al ministro de Justicia, Rafael Catalá, y al fiscal general del Estado, José Manuel Maza, para dar cuenta de todo lo relativo a la operación “Lezo”.

Además, el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco rechazó ayer que sean los fiscales, y no los jueces, los que instruyan las investigaciones de los delitos ya que pertencen al Ejecutivo, y además defendió el mantenimiento de la acusación popular.

Durante su participación en el II Congreso de la Abogacía Madrileña, celebrado ayer en Madrid, el juez que investiga las tramas de corrupción “Púnica” y “Lezo” mostró su oposición al plan del Gobierno para crear la figura del fiscal instructor y a su sugerencia de limitar la acusación popular.

Velasco recordó que, según la Constitución, lo que deben hacer los jueces es juzgar y hacer cumplir lo juzgado y, en su opinión, “juzgar también es decir qué va a debate y qué no”. Tras señalar que lleva 30 años en la profesión, dijo que la labor más importante de un juez instructor no está en la fase de diligencias, sino que la decisión de más relevancia que debe tomar es “si algo se sobresee o pasa a enjuiciamiento”.

“Por lo tanto, ideas como el principio de oportunidad o el monopolio de la acusación, tal como están las cosas, son peligrosas”, advirtió el juez instructor.

Velasco indicó que la propuesta de que sean los fiscales los que investiguen supondría que el monopolio de la acusación lo tendría el Ministerio Fiscal, algo con lo que dijo no estar de acuerdo. “Que en la posición acusadora a veces haya una figura que se llama acusación popular o una figura que se llame acusación particular está bien, claro que está bien” porque permite al fiscal “reforzar su propia argumentación”, manifestó ayer en su discurso.

El Gobierno niega que se colocase un micrófono en el despacho de González para evitar filtraciones