Los “pequeños diablos”sobre ruedas de Ferrolterra

Cita nocturna y el presidente, Miguel Ortega –izquierda–, y su mecánico
|

 El RC Narón puede presumir de haber aumentado el número de socios las últimas campañas, un incremento que, además, va paralelo a la mejoría de sus resultados tanto en las pruebas autonómicas como nacionales, ya que algunos de los que ahora forman con esta entidad, y que se suben al podio, no llevan mucho tiempo a los mandos de sus coches.
Es el caso de tres recientes “fichajes” del club naronés, los hermanos Bruno y Rodrigo Durán y de Fredi Sánchez. Bruno, el más veterano en estas lides, se hizo con la primera plaza en la Copa Mini, puntuable para el Campeonato de España de la modalidad, mientras que su hermano Rodrigo lo siguió en la tabla de la final A disputada en Madrid.
El primero, además, firmó una excelente tercera posición en otra cita estatal, el Campeonato de España de Rallye Game. El “galáctico” de esta campaña fue el herculino Sánchez, que entró por la puerta grande en el club local, ya que en esta primera temporada en las filas naronesas se hizo con el título autonómico en 4x4 y con la plata en el Nacional de esta misma modalidad.
Precisamente en la cita de Gran Escala, Sánchez apeó de la primera plaza del Gallego al presidente y piloto veterano del club Miguel Ortega, finalmente segundo, una posición que el máximo dirigente de la entidad volvería a ocupar en la modalidad de Rallye Game, una rivalidad que da buena cuenta del nivel competitivo del club. En estas mismas citas, pero a nivel nacional, el piloto local fue quinto.
Otros nombres del club como Josechu Gónzalez o Marute fueron, asimismo, protagonistas el pasado ejercicio, el primero con sendos cuartos lugares en el Estatal y Gallego de Rallye Game y su compañero con las buenas posiciones que logró en las citas autonómicas de 1/8 pista gas.
Contar con un circuito propio o la presencia en carreras de nivel local o gallego en lugar de nacional –principalmente por motivos económicos– son dos de los factores que han ayudado a que el RC Narón vea cómo, cada año, su nómina de pilotos va en aumento. Una buena noticia que, sin embargo, tiene su lado negativo, ya que si bien sí que hay más pilotos, estos pasan a competir, en mayor medida, en citas más cercanas a nivel geográfico, debido a que la práctica de esta disciplina supone un elevado desembolso, dejando un gran hueco en las pruebas nacionales.
Por ejemplo, el pasado año Miguel Ortega fue el único piloto “patrocinado”, es decir oficial, de Rallye Game, ya que tuvo la suerte de que la marca MZ costease su vehículo. Sin embargo, la crisis no solo afecta a la hora de hacerse con un coche “normal”, sino también para adquirir un “pequeño diablo” sobre ruedas como el de Ortega o sus compañeros de club, ya que el dirigente local sabe que no podrá disfrutar de este privilegio el próximo año. Habrá que hacer nuevos planes para los siguientes.

Los “pequeños diablos”sobre ruedas de Ferrolterra