“Estoy mejor preparada y más segura que en el Europeo”

|

Ana de la Muela Ploegstra tiene un don especial para el karate. Probó en otras disciplinas deportivas y llegó al tatami un poco tarde para lo que suele ser habitual, pero un don innato le ha hecho exprimir al máximo su corta pero fulgurante carrera. En seis años la joven ha ido subiendo peldaños a la carrera, casi de dos en dos, para hacer historia en el karate gallego. El pasado febrero, gracias a su presencia en el Europeo junior de Sofía, se convirtió en la primera deportista de esta comunidad en acudir con la selección a una cita internacional de carácter oficial.
Ocho meses después, en el Mundial que esta semana arranca en Santa Cruz de Tenerife, Ana de la Muela quiere ir un paso más allá y demostrar que no solo tiene capacidad para llegar ahí, sino para ser competitiva y luchar de tú a tú con cualquier adversaria. “Voy mejor preparada de lo que fui al Europeo”, advierte la joven karateka del Renbu Kan, que afrontará esta semana la competición de kumite en menos de 48 kilo de peso corporal.
Desde entonces ha participado en varias concentraciones y programas con la selección, ha realizado un trabajo específico con su entrenador, Moncho Vázquez, y ha adquirido más experiencia para enfrentarse a un reto así. Tres ingredientes claves que espera que le permitan desplegar todo lo que lleva dentro.
Los nervios son inevitables en una ocasión así, pero Ana de la Muela los contiene. Pesan más las ganas que tiene de competir. Físicamente se ve fuerte y anímicamente mucho más. “Siempre soy muy positiva –advierte– y voy mentalizada para ganar, ganar y ganar”, asegura resuelta con la misma sonrisa y desparpajo del que hace gala siempre.
Al Europeo fue a ciegas, desconocía lo que se iba a encontrar, recuerda, desconocía “cómo iba a ser, el nivel, los rivales...”. Ahora lo tiene todo mucho más claro y sabe que ese bagaje va a jugar a su favor. No se pone una meta, no se fija un objetivo, pero tiene claro que está “a la altura para competir con cualquiera. Estoy más segura de mi misma, tengo más ganas y he notado una evolución en mi karate en estos meses”.
Lo cree ella y lo corrobora su técnico, Moncho Vázquez, encantado con el rendimiento de su pupila en las últimas semanas en las que “aunque hemos bajado el volumen de entrenamiento, todo el trabajo que hemos hecho antes ha eclosionado. Su progresión ha sido espectacular”.
Ana se ha criado en el Renbu Kan. Allí empezó practicando ballet y después dio el salto al karate. El gimnasio es una pequeña familia y mientras charla recibe las felicitaciones y el ánimo de todos los que por allí pasan. El grupo de trabajo más avanzado también se ha volcado con ella. Su convocatoria internacional es un acontecimiento para ella, pero también para el club, que cuenta actualmente con cerca de setenta karatekas.
La entidad ha vivido horas buenas –“cuando mi padre montó el gimnasio en los 70, con el éxito de Bruce Lee y Chuck Norris el karate fue un boom”, recuerda Moncho Vázquez–, horas peores y, ahora ha alcanzado el equilibrio de quien maneja una disciplina sólida y realiza un trabajo serio. En este contexto, Ana de la Muela es un espejo para muchos de sus compañeros, sobre todo para los que están empezando. Una muestra de de a dónde puede conducir a un deportista el trabajo y, sobre todo, la tenacidad. l

“Estoy mejor preparada y más segura que en el Europeo”