El PSOE atribuye el aumento de votos del PP a la “intransigencia de Iglesias”

Pedro Sánchez compareció rodeado de una alta representación del partido susana vera
|

El PSOE sorteó en la jornada de ayer los malos augurios que hablaban de un “sorpasso” por parte de la coalición de izquierdas Unidos Podemos. A pesar de esa cierta tranquilidad, el balance tampoco pudo ser positivo, pues los socialistas perdieron cinco escaños con respecto a las elecciones generales del pasado mes de diciembre y registraron uno de los peores resultados de su historia. El secretario general del partido, Pedro Sánchez, reconoció la holgada victoria del PP, si bien achacó los resultados de su formación a la “intransigencia de Iglesias” a la hora de alcanzar un pacto con los resultados de diciembre.
El socialista agradeció que los votantes hubiesen “derrotado al cansancio y a las presvisiones formuladas” y confesó haber llamado a Mariano Rajoy para felicitarlo por vencer los comicios.
Sánchez, que fue recibido entre aplausos, no aludió de forma directa a los 85 escaños. “A pesar de las dificultades extraordinarias que hemos debido superar, el PSOE ha vuelto a reafirmar su condición de partido hegemónico”. Así lo remarcó al comentar que, como en diciembre, se superó a “una coalición de más de 20 partidos coaligados con el propósito principal de acabar con el partido socialista”. “Espero que el señor Iglesias reflexione porque tuvo en su mano poner fin al Gobierno de Mariano Rajoy pero la intransigencia y el interés personal han provocado la mejora de los resultados electorales de la derecha”, espetó.
Haciendo un reducido aparte a la autocrítica reconoció no estar satisfecho porque los socialistas querían ganar. Aún así incidió en que siguen siendo “referencia para millones de progresistas españoles”.
Tras aludir a los hitos del PSOE, en una comparecencia sin preguntas prometió que “pondrá estos resultados al servicio de los derechos” de sus votantes y del resto de los españoles. Entre esos retos estarán erradicar la pobreza, combatir la desigualdad, reivindicar un trabajo digno, acabar con el paro o decir adiós a la corrupción y reformar la Constitución española.
El socialista hizo estas declaraciones en la sede de Ferraz, a donde llegó a las 19.45 horas. Allí le esperaban muchos de los más de 400 periodistas y técnicos acreditados para la noche electoral de un total de 70 medios nacionales y 36 internacionales.

un giro a la propuesta
En torno a las nueve de la noche el coordinador federal de Izquierda Unida y líder de la unión Unidos Podemos, Alberto Garzón, veía posible en su primer balance un Gobierno “capitaneado” por su partido “con el apoyo socialista” para lograr un Ejecutivo central de “izquierdas progresista”.
A este respecto, el secretario de Cultura del partido, Ibán Sánchez, resaltaba que el PSOE nunca se había negado a sentarse con el líder de la formación morada, Pablo Iglesias. Sin embargo, descartaba la gran coalición y se preocupada de la necesidad de relevar al popular Mariano Rajoy del poder. Al final, el discurso inicial que se había dado atendiendo a las encuestas a pie de urna tuvo dio un giro de 360 grados al quedar el PSOE por delante de la coalición y el PP como gran vencedor de la noche.
Mientras se realizaban estas declaraciones, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, seguía el recuento en su despacho junto a los hombres de su equipo más próximo.

El PSOE atribuye el aumento de votos del PP a la “intransigencia de Iglesias”