Ares culmina las fiestas de San Roque con el reparto de las uvas

|

Las alta temperaturas mermaron ayer la afluencia de público a los últimos festejos en Ares con motivo de la festividad de San Roque. Como ya es habitual, las bombas de palenque dieron los buenos días a los vecinos que, a partir de la doce del mediodía participaban en el oficio religioso en honor al santo. En este caso se trató de una misa cantada por el coro parroquial a la que le siguió la procesión, acompañada por los grupos de gaitas Areas do Mar y Trébole.
Uno de los momentos más singulares de esta celebración es el ya tradicional reparto de las uvas en recuerdo de cuando los agricultores entregaban el excedente de sus cosechas al santo –actualmente es la comisión de fiestas de San Roque la que se encarga de repartir las uvas entre los feligreses–.
Ya por la tarde, los pasacalles a cargo de la Banda de la Amargura pusieron la nota musical a la jornada, como preámbulo a la verbena que tuvo lugar a partir de las 22.30 horas y que corrió a cargo de la orquesta América de Vigo. Una sesión de fuegos de artificio puso el broche de oro a las fiestas, que se vienen desarrollando desde el pasado viernes. l

Ares culmina las fiestas de San Roque con el reparto de las uvas