La transferencia del control de Navantia a Defensa solo supone una "asignación de tutela"

|

En respuesta al parlamentario socialista Pedro Saura, el presidente de la SEPI, Ramón Aguirre, habló ayer del significado de la decisión del Consejo de Ministros del pasado mes de julio con la que se transfirió a Defensa los derechos derivados de la participación pública estatal en Navantia, una responsabilidad que hasta entonces correspondía a Hacienda. Aguirre restó importancia a este hecho y dijo que no supone ningún cambio en la organización, ni en el porcentaje de participación pública en la empresa, ni en el titular de las acciones ni en la configuración del consejo de administración.

Es “una asignación de tutela”, dijo Ramón Aguirre. El hecho de que Navantia se ponga bajo la “protección” de Defensa, indicó, servirá para potenciar “un sector estratégico y crítico para la seguridad nacional”.

En su interpelación al presidente de la SEPI, el diputado socialista Pedro Saura indicó que da la impresión de “que el Gobierno no sabe qué hacer con Navantia”. Antes de que le respondiese el interpelado, el popular Antonio Gallego ya se ocupó, en su intervención para preguntar, de contestar que “el Gobierno sí sabe lo que hay que hacer: hay que buscar nuevos contratos, los que brillaron por su ausencia en los mandatos anteriores”.

En su turno de respuesta, Ramón Aguirre también insistió en que el Gobierno sabe “perfectamente” a dónde tiene que ir Navantia y coincidió en que los problemas que arrastra el grupo público vienen de legislaturas anteriores.

La transferencia del control de Navantia a Defensa solo supone una "asignación de tutela"