Con el gol en las venas

Noemi conduce la pelota durante el encuentro que enfrentó a O Val con el San Miguel en Sinde | jorge meis
|

El gol va asociado al nombre de Noemi García (Berna, 1987) en la Primera División de la Liga Gallega femenina. Los 37 marcados –dos de ellos de penalti– en los 27 partidos que disputó en el campeonato liguero que acaba de finalizar la convirtieron en su máxima realizadora. Además, ayudaron a que la escuadra de la que forma parte terminase en la novena posición clasificatoria, un puesto que considera bueno por las vicisitudes de la campaña. “Empezamos siendo 21 jugadores y acabamos trece... Pero sacamos la temporada”, dice.


Los 37 goles anotados por Noemi significan más de dos tercios de los 56 logrados por O Val durante el campeonato, lo que confirma su relevancia para el equipo. “¿Que si no marco yo no marca nadie? Bueno, tampoco es así...”, concede la jugadora. El caso es que, entre sus logros, están los cinco que le metió al Xuventú Aguiño en su victoria por 1-5. Y, además, los tantos a los que más cariño les tiene, los tres que le marcó al Valladares –entonces líder– en el choque que los midió


El caso es que marcar siempre ha sido la especialidad de Noemi desde que empezó a jugar al fútbol con ocho años, uno después de que su familia volviese a España. “Pero no tanto como este año...”, concede, a pesar de que la pasada campaña se quedó en 36. El caso es que, tras dar sus primeros pasos futbolísticos en el Racing cuando era benjamín, después formó parte del equipo femenino de la entidad verde cuando creó un conjunto femenino –aunque su participación se limitaba a entrenar, porque no tenía la edad mínima para jugar en esa escuadra–. Después, cuando el club verde decidió deshacer su escuadra, pasó a O Val, en donde lleva ya un total de ocho temporadas, despuntando en lPrimera División.

Ascenso
Este buen rendimiento hace que Noemi –que insiste en poner el acento a su nombre en la letra “e” y no en la “i”, como alguna gente hace– piense en dar el salto a categorías nacionales. Ya hubo clubes interesados en incorporarla, pero no se decidió por estar matriculada en el primer curso del ciclo deportivo Tafad. Ahora, después de comprobar que puede compaginar los estudios con el fútbol, su intención es ascender de categoría. Los goles avalan sus intenciones.

 

Con el gol en las venas