El gobierno prepara la declaración de nulidad del convenio con Defensa

Antiguo Hospicio coloquio sobre propiedades de Defensa
|

Desde el primer convenio con el Ministerio de Defensa, Ferrol ha ido perdiendo peso y las circunstancias han cambiado, de modo que hoy sea “inasumible” el hacer frente a las propiedades que se incluyen en el convenio con Defensa y que pasarían a manos municipales en el caso de que este entrase ahora en vigor. Tampoco se considera viable un plan especial para el Sánchez Aguilera que otorgue una edificabilidad como la comtemplada y un gran centro comercial. Asimismo, la tasación de las parcelas o las plusvalías son otras cuestiones que hacen que el convenio con Defensa no sea legítimo para el ejecutivo actual.
La concejala de Urbanismo, María Fernández y el edil del BNG, Iván Rivas, invitados por Medulio a un acto sobre el futuro del convenio con Defensa –otros grupos municipales no tomaron parte en el debate– dieron cuenta de esta visión sobre la situación actual del convenio.
La concejala del gobierno explicó que cada convenio firmado fue “a peor” con respecto al anterior y si el de 2007 no resultaría “tan lesivo” –el Concello incorporaría el 80% del Sánchez Aguilera, no había contraprestación económica y sería viable urbanísticamente–, el actual no se considera asumible. Un informe del secretario apunta que no se respetan las plusvalías al 50%, no cuenta con un informe de Intervención y no se conocen las tasaciones reales de las propiedades de Defensa. Con estos rpeceptos, el gobierno trabaja en una valoración de modo que se pueda demostrar que el convenio no es válido y que jurídicamente sería nulo.
Por su parte, el portavoz del BNG, Iván Rivas, que coincidió en la necesidad de romper el convenio actual, apuntó que es necesario ir más allá y, además de no incluir la partida que ahora tendría que pagar el Concello de 420.000 euros, deberían tomarse otras medidas y afrontar la situación de un modo más amplio. Así, recordó que el 20% de la ciudad está en manos del Ministerio de Defensa y que existe un déficit de ingresos por el impago de impuestos. 
Así, ejemplificó que se pierden tres millones anuales por el IBI, uno y medio de IAE, más de 100.000 euros por el impuesto de vehículos, además del agua y la tasa de basura, incluyendo también el saneamiento, que no se abonan desde Defensa por sus propiedades.
Apuesta, de este modo por “anular o convenio botando man das deficiencias, pero analizar a situación profundamente”. n

El gobierno prepara la declaración de nulidad del convenio con Defensa