Un buque cisterna y otras infraestructuras

|

En la presentación celebrada ayer en Reganosa se dibujaron a grandes líneas las infraestructuras que en este momento se consideran necesarias para hacer de Ferrol un “hub” –un nudo logístico– del tráfico marítimo con GNL. Para el suministro a grandes buques en el mar se requeriría un barco cisterna con una capacidad mínima de 7.500 metros cúbicos de gas natural licuado, que también podría surtir a potenciales estaciones satélites de suministro. Además, para avituallar a naves más pequeñas deberán hacerse diversos cambios en los muelles de atraque. 
Los beneficios de apostar por el uso de este combustible son importantes. El 90% de las mercancías en el comercio mundial viajan por mar y los 16 buques más grandes, propulsados con petróleo, lanzan tantas emisiones como 800 millones de coches. El GNL consigue reducir casi el 100% de la contaminación por azufre, partículas y óxidos de nitrógeno que produce la navegación con fuel. Además de esta ventaja, está su gran disponibilidad. n M.M.

Un buque cisterna y otras infraestructuras