Una jornada electoral marcada por la normalidad aunque con anécdotas

|

El barrio de San Pablo estrenó el domingo local electoral, coincidiendo con la fiesta del ambigú del centro cívico del barrio. Los organizadores de los actos se vieron sorprendidos por la presencia de la Policía Local que les indicó que algunos miembros de la mesa electoral se habían quejado del ruido. Se bajó el volumen y no hubo mayor problema. Desde la organización del evento, sin embargo, consideraron “exagerada” la reacción de los denunciantes al avisar a la Policía y denunciar la situación sin ni siquiera haberles pedido a ellos que bajasen la música.
En el local de UGT quedó de manifiesto la deficiente iluminación. En este caso, el alcalde, Jorge Suárez, se comprometió a solventar este defecto y, con respecto al local de San Pablo, indicó que las fiestas son compatibles con la jornada electoral.

Una jornada electoral marcada por la normalidad aunque con anécdotas