La construcción de la segunda serie de Buques de Acción Marítima estaba “aplazada” desde 2009

|

La crisis económica parece haber borrado definitivamente la esperanza de construir la F-106, un compromiso asociado al nacimiento de Navantia al que la Armada ha renunciado ya, a la espera de la nueva F-110. Sin embargo, la “recuperación” que defiende el Gobierno ha desbloqueado el inicio de una segunda serie de los Buques de Acción Marítima, un programa que permanecía “aplazado” desde el año 2009. Tal como anunció la SEPI esta semana, el astillero de Ferrol construirá un barco de este tipo y el de Cádiz, otro.
La génesis del programa del Buque de Acción Marítima se remonta al año 2002. La primera serie fue autorizada en 2006 e incluyó la construcción de cuatro unidades en Cádiz –el “Meteoro”, “Rayo”, “Relámpago” y “Tornado”– entre 2009 y 2011. Cuando se puso en grada la primera unidad el Gobierno confirmó en el Congreso el inicio del procedimiento para la ejecución de una segunda serie, sin especificar de cuántos barcos constaría, aunque la Armada esperaba que fuera de entre cuatro y ocho. Se llegaron a consignar 33 millones de euros para el inicio del programa, mediante enmienda a los Presupuestos Generales del Estado, pero la crisis llegó y fue en 2013 cuando el secretario de Estado, Pedro Argüelles, aseguró que la serie no estaba desechada, sino únicamente “aplazada”.
El siguiente acto en la historia de los BAM lo escribió el presidente de la SEPI el pasado miércoles, cuando anunció la construcción de dos unidades, una de ellas en Ferrol y otra en Cádiz. Para el astillero gallego, especializado en buques más grandes y más complejos, significará la vuelta a la ejecución de un buque de porte mediano –son 94 metros de eslora frente a los 146 de una fragata o los 205 de un LHD–que se aproxima al tipo corbeta.
Han pasado más de veinte años desde que Ferrol no construye un buque de tan pequeñas dimensiones. El antecedente más próximo es la clase de los patrulleros Serviola, que realizó la antigua Bazán entre 1989 y 1992, cuando también estaban en ejecución las fragatas de la clase Santa María.

La construcción de la segunda serie de Buques de Acción Marítima estaba “aplazada” desde 2009