Una jueza obliga a un afectado de etilismo a someterse a control médico

|

La titular del Juzgado de lo Penal 1 de Ferrol, María Jimena Couso Rancaño, ha dictado una sentencia por la que absuelve a un conductor que fue sorprendido al volante afectado por el alcohol, pero le impone medidas de libertad vigilada. En concreto, la magistrada le obliga a someterse a control médico periódico durante seis meses, a fin de acreditar que no ha recaído en su adicción. También se priva del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por un período de seis meses.
En la sentencia, alcanzada por conformidad entre el acusado y el Ministerio Fiscal, se declara probado que el individuo en cuesión ya había sido condenado en junio de 2008 por un delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas a la pena de seis meses de prisión y 20 meses de privación del carné.
A pesar de ese antecedente, sobre las 13.05 horas del 4 de julio de 2010 circulaba con un turismo de la marca BMW por la localidad de Fene y aparcó en el cuartel de la Guardia Civil de dicha localidad.
Los agentes comprobaron que presentaba síntomas de estar bajo los efectos del alcohol, tales como ojos velados, olor notorio a distancia y fuerte de cerca, habla pastosa, movimientos oscilantes de la verticalidad, entre otros, por lo que lo sometieron a la prueba de detección de impregnación alcohólica. Arrojó unos resultados de 1,11 y 1,08 miligramos de alcohol por litro de aire espirado.
El acusado estaba diagnosticado de un etilismo crónico con intoxicación alcohólica patológica y crisis comiciales que en el momento de los hechos le ocasionaron un estado de embriaguez, además de causarle trastornos de percepción y del pensamiento, por lo que presentaba ideas delirantes.
Todo ello afectaba de un modo pleno a sus facultades intelectivas y volitivas, de ahí la absolución y la imposición de los controles médicos. n

Una jueza obliga a un afectado de etilismo a someterse a control médico