José María González Collado

Autorretrato de José González Collado, 1988
|

El pintor, dibujante e ilustrador José María González Collado nació en la calle Benito Vicetto de Ferrol el 27 de Mayo de 1926. Hijo de padre pontevedrés y madre ferrolana, tuvo dos hermanos, Manuela y Antonio, el último también pintor. Asistió al colegio de Manuel Masdías y con 12 años ingresó en la Escuela de Artes y Oficios, siendo alumno de Eduardo de la Vega.
Desde los 13 años trabajó en diversos oficios, mientras asistía a clases nocturnas en la Escuela de Aprendices, entrando a trabajar en el Departamento de Delineación y Electricidad de la entonces Constructora Naval. El año 1942 conoce a Felipe Bello Piñeiro, recibiendo clases del pintor mugardés que le transmite su buen hacer y el interés por el paisaje de Galicia.
Con 18 años, el año 1944, celebra su primera exposición en el Casino Ferrolano y gana el primer premio en la V Exposición de arte del S.E.U. en A Coruña, logrando una beca de ayuda juvenil para trasladarse a Madrid. Después de pasar varios meses en la capital, donde a diario visita el Museo del Prado, vuelve a Ferrol para cumplir el servicio militar, consiguiendo ser destinado a Madrid al terminar su período de instrucción.
En Madrid, González Collado pronto ingres en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, donde recibe clases de forma y color, técnica y estilo, y conoce al pintor ferrolano Álvarez de Sotomayor, que se convierte en su protector y maestro. Se dedica a la pintura de retrato y al dibujo de carteles, siendo admitido el año 1946 un cuadro suyo para el Salón de Otoño de Madrid y otro para la Exposición de Primavera del Círculo de Bellas Artes.
El año 1947 regresa a Ferrol, casándose con Josefina Pena, reputada ceramista ferrolana, con la que tuvo tres hijas, Fina, Lilí y Merchi, que siguieron, en diferentes facetas, la senda artística de sus padres. Pronto José Collado viaja por el norte de África, Marruecos y Argelia, donde ensaya nuevos temas y colores, y se acerca a Túnez, donde estaba exiliado su padre.
El año 1949 inicia una nueva estancia en Ferrol, convirtiéndose en un excelente y reconocido acuarelista, dando clases de pintura, realizando numerosas exposiciones y restaurando las pinturas de Bello Piñeiro en la Sala de Conversaciones del Casino Ferrolano. El año 1957 González Collado viaja a París, visitando sus numerosos museos y estudiando las últimas tendencias artísticas desde el siglo XIX, mientras es alumno del Colegio Español y trabaja en varios encargos de la Embajada de España.
Tras otra breve estancia en Ferrol, el año 1959 se traslada de nuevo a Madrid donde instala su estudio y trabaja profesionalmente como proyectista y decorador en una conocida empresa de la construcción.
El pintor ferrolano realiza un mural para el Centro Gallego, del que luego sería directivo, decora cerámicas industriales, ilustra libros y realiza grabados para diferentes empresas. Mientras tanto pinta al óleo y a la acuarela, exponiendo sus cuadros en diferentes galerías de Madrid, pero también de Valencia, Valladolid o Benidorm.
El año 1974 se traslada a vivir a una urbanización de Villaviciosa de Odón, integrando en su vivienda su estudio de pintura y el taller de cerámica de su mujer. Además de su labor artística y profesional, González Collado da clases de pintura en el Centro Cultural de la localidad, Casa Palacio de Manuel de Godoy, donde expone en diversas ocasiones.
El pintor no deja su contacto con Ferrol, al pasar sus vacaciones de verano en Doniños, a la vez que lleva a cabo en la capital ferrolana diversas exposiciones.
El año 1987 la Sociedad Artística Ferrolana publica en su revista “Arte Galicia” un trabajo sobre su vida y obra, el año 1991 realiza el cartel de la Noche de las Pepitas e ilustra libros como “Cantar en Ferrol” de Sánchez Dopico.
El año 1997 González Collado, ya jubilado, se instala definitivamente en Ferrol, inaugurando su Estudio 46 en la calle Santos, entre los barrios de Canido y Magdalena. Mientras tanto continúa sus exposiciones periódicas de óleos, acuarelas y dibujos, sigue dando clases en su estudio, pintando murales en diferentes lugares de la ciudad e ilustrando libros de conocidos escritores ferrolanos, especialmente de Esperanza Piñeiro y Andrés Gómez Blanco.
Finalizando el año 2006 el Concello de Ferrol organizó una amplia exposición antológica de su obra, al mismo tiempo que le concedió la insignia de oro de la ciudad.
En las mismas fechas se le puso su nombre a una plaza situada frente a su estudio. El año 2012 Diario de Ferrol premió su trayectoria de dedicación a la pintura. José María González Collado falleció en Ferrol el 7 de Enero de 2018, a los 91 años de edad.
Una notable faceta de su obra, la de muralista, se encuentra repartida a lo largo de diferentes edificios de la ciudad.
El antiguo comercio Rafael y Vicente, la Cocina Económica, el Hotel Hesperia, el edificio del Bambú Club, el Colegio de Ingenieros Industriales, la iglesia de Santa Mariña do Vilar y la Residencia Militar del Baluarte, son varios de los lugares donde todavía se mantienen, en diferente estado de conservación, sus interesantes pinturas murales.
Una parte importante de su obra, tanto dibujos como acuarelas y óleos, ha sido cedida en diferentes ocasiones por González Collado al Concello de Ferrol. Es de esperar que esta obra, como la de otros artistas, sea expuesta de forma pública y permanente. Es el mejor homenaje que puede hacerle la ciudad a un pintor cuyas gentes y paisajes han quedado plasmados muchas veces en su abundante obra.
Su especial carácter dejó una permanente huella de polemista en su trato profesional y personal. Conocedor como era de su aportación a la pintura gallega y de su talento creador, una cierta vanidad envolvió siempre su personalidad. Su vida y obra fue estudiada por los escritores anteriormente citados, Esperanza Piñeiro y Andrés Gómez Blanco.

jjburgoa@hotmail.com

José María González Collado