Los críticos de la CEP formalizan la denuncia contra la nueva directiva

|

Las asociaciones opositoras al nuevo presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra (CEP), Jorge Cebreiros, han cumplido lo dicho y finalmente ayer, tal y como habían avanzado, presentaron en los juzgados una demanda por posibles irregularidades en el proceso electoral.

De este modo, estas asociaciones, de cuyo paso informaron fuentes cercanas, centran sus sospechas en una veintena de delegaciones de votos, por lo que hasta en dos ocasiones solicitaron tener acceso a las mismas para corroborar la autenticidad de las firmas y de la documentación aportada, petición que les fue denegada.

Entre este grupo de asociaciones empresariales, están algunas de peso importante en el tejido económico gallego, como Asime, Atra, Asetranspo, Instaelectra o AJE Vigo.

El argumento de Jorge Cebreiros es que solo se podría acceder a esta petición si lo ordenara un juez, ya que de lo contrario habría “responsabilidades personales y penales”.

Ante la previsión de que ayer trasladaran el asunto a los juzgados de Vigo, el presidente de la CEP instó la pasada semana a su predecesor, Luis Novoa, a comparecer juntos públicamente y dar por zanjado el proceso.

Cebreiros conminó a Novoa a decir los dos en rueda de prensa que “esto se acabó” y a transmitir el mismo mensaje que ambos lanzaron la noche electoral: “que las urnas hablaron”, independientemente de que la diferencia fuera de tres votos a su favor.

El presidente de la CEP había convocado para ayer la primera reunión del comité directivo, en el que se podrían producir nombramientos.

horas antes

Ante esta situación, los críticos optaron por presentar la denuncia pocas horas antes de que se celebrase la reunión.

El sector crítico pidió que no haya nombramientos hasta que el juez decida sobre la demanda que va a presentar de forma inminente, y que hasta tanto ejerzan los directivos en funciones.

Respecto a las acusaciones de que él era el candidato favorito del presidente de la patronal gallega, José Manuel Fernández Alvariño, recordó que éste “dijo por activa y por pasiva que no se iba a decantar por nadie”, y que él mismo así lo pidió “en público y en privado”.

Una de las asociaciones que ha sido puesta en el disparadero por el sector crítico de la CEP es Foncalor, que a través de un comunicado explicó la semana pasada que no participó en las elecciones de la patronal pontevedresa porque tiene a su junta directiva en funciones, lo que imposibilita la toma de acuerdos colegiados.

Fuentes empresariales denunciaron recientemente que un representante de Foncalor acudió a la sede de la CEP el día de las elecciones con ocho votos delegados que, finalmente, no depositó en las urnas tras recibir “presiones”.

En su comunicado, Foncalor recuerda que el pasado 4 de marzo finalizó el proceso electoral de su propia junta directiva, y conforme a su reglamento estatutario, no era posible la adopción de acuerdos colegiados.

Foncalor lamenta “la situación de división y enfrentamiento” en el seno de la CEP y desea que en la directiva de la organización “vuelvan a regir” los principios de “armonía y colaboración” que “siempre han existido”.

Los críticos de la CEP formalizan la denuncia contra la nueva directiva