“Tenemos fondos y proyectos pero nos falta financiación”

SGHN Ismael Miján
|

El nombre de Ismael Miján está ligado en la Sociedade Galega de Historia Natural con el de los cetáceos y los nuevos descubrimientos de zifios. Ahora, toma las riendas del museo de la SGHN con la idea de cambiar tanto la estructura orgánica como la expositiva.

¿Cómo comenzó su vinculación con la SGHN y pasa a ser gerente del museo?
Yo entré en la SGHN con 13 o 14 años y comencé a asumir alguna responsabilidad con 18 años, como secretario de la delegación ferrolana. Mi ámbito de trabajo es el de los mamíferos marinos y cetáceos especialmente, y desde 2006 me introduje en la biología evolutiva, trabajando con el primer fósil que se cedió al museo. A finales del año pasado me propusieron la dirección del museo, al decidirse un cambio en la estructura organizativa, que hasta ahora contaba con una comisión de cuatro personas que se encargaba del museo de forma colegiada.

¿Cómo se gestionará entonces desde ahora el museo?
Todo museo tiene que tener una jerarquía y hay que focalizar esfuerzos. El museo ha crecido mucho y necesitaba una nueva organización. Así, habrá, además del gerente-director, que soy yo, un encargado de relaciones institucionales, un secretario de gerencia, un encargado de divulgación –exposición y proyectos educativos– y un área de conservación, con las funciones de mantener las colecciones en buenas condiciones y de la investigación.  Todos somos voluntarios salvo un administrativo y un guía, pero lo ideal sería poder contar con otras dos personas profesionales, un gerente y un conservador, como sucede en los grandes museos. Pero la financiación es el problema principal.

Habla de cambios no solo organizativos sino también en la exposición al público. ¿De qué se trataría?
Habría que afrontar el cambio desde la raíz con una clasificación de las especies por jerarquías. Apenas hay paneles informativos completos para que cualquier persona que venga pueda entender la muestra en su conjunto –sí lo hace cuando se trata de una visita guiada–. El plan podría acometerse por módulos pero requiere recursos y personal. Lo que esperamos a corto plazo, para el próximo curso escolar, es poner en marcha una alternativa de visita didáctica para niños, dividiendo en grupos a los visitantes, de modo que mientras unos conocen la exposición, otros realizan talleres, tocan y manipulan las piezas. Tenemos la sala pero hay que acondicionarla y para eso estamos buscando financiación.

El número de visitantes no para de crecer, pero no así las ayudas económicas de las instituciones.
El año pasado recibimos más de 5.000 visitas, sin abrir los fines de semana y con tres meses cerrados por el montaje de la ballena. Este se ampliará más si podemos contar con un convenio para destinar personal los fines de semana y festivos, pero falta compromiso de las administraciones porque hace falta dinero no solo para mantener el museo sino para conservar y montar las piezas. Estamos a la espera del convenio con el Concello pero acumulamos retrasos en pagos de hasta cinco meses, por lo que la situación es de números rojos.
 
¿Se es consciente de la importancia de este museo en la ciudad?
Tenemos las colecciones más importantes de Galicia en historia natural y colaboraciones con universidades y museos de toda Europa, fósiles de zifios únicos en el mundo y piezas como la ballena de 18 metros, el calamar gigante o los rarísimos tiburones que atraen al visitante, pero la divulgación es fundamental.

“Tenemos fondos y proyectos pero nos falta financiación”