El Racing da un paso atrás

Racing de Ferrol contra Zamora
|

El Racing no termina de arrancar. El partido que ayer lo enfrentó el Zamora, el que se esperaba que fuese el de la primera victoria de la competición liguera fue, en realidad, el más flojo de lo que va de temporada. Por eso el equipo ferrolano terminó perdiendo y, lo que es peor, ofreciendo una sensación de que no tiene claro el camino que le debe conducir a sumar los tres puntos. Pero, aunque aún es el principio de la competición, el torneo va avanzando y el cuadro verde, que ahora se encuentra entre los cuatro últimos del campeonato, tiene que reaccionar de una manera más o menos inmediata si no quiere meterse en problemas como los que tan caro le costaron no hace demasiadas temporadas.

El partido parecía indicar, de inicio, que el Zamora era un rival propicio para que el Racing consiguiese su primera victoria liguera. Pero dado que la primera llegada visitante se tradujo en gol, conseguido por Carlos de la Nava tras una jugada colectiva que no se encontró casi con oposición, las cosas se le empezaron a complicar al cuadro verde. Menos mal que no pasaron ni dos minutos para lograr el tanto del empate, obra de Dani Rodríguez al remachar un pase desde la línea de fondo de Vela, lo que hizo desaparecer toda la intranquilidad que podía producirse entre los aficionados racinguistas.
El empate en el marcador, de todas formas, no hizo que el partido adquiriese una mejor pinta para el Racing, que siguió jugando de una manera algo descontrolada. Así, sus llegadas a la portería rival fueron relativamente constantes –sobre todo por la izquierda, donde Thiago encontró un filón para crear peligro–, pero carecieron de la claridad necesaria para transformarse en tantos. Además, sus despistes defensivos siguieron traduciéndose en ocasiones para el rival que, de todas maneras, no llegaron a buen fin.

INCONVENIENTE
La torrencial lluvia que cayó durante la mayor parte del partido provocó que la iniciativa que el Racing pretendió llevar en la segunda parte no apareciese. Al contrario, el partido discurrió a través de una sucesión de imprecisiones que hicieron que apenas se registrasen oportunidades delante de cualquiera de las porterías, lo que hacía que el nerviosismo fuese creciendo entre la parroquia local, que no veía opciones de que su escuadra acabarse logrando la victoria.
Incluso, el nivel del equipo ferrolano fue descendiendo a medida que pasaban los minutos y eso hizo que el Zamora se fuese encontrando más cómodo. Tanto, que en el ecuador de esta segunda mitad se encontró con un tanto tras una acción a balón parado –otro de los aspectos en los que el cuadro verde mostró estar 4por debajo de lo necesario–, en la que Cristian empalmó desde la frontal tras un rechace.
El tanto provocó que el equipo ferrolano empezase a mostrar una sensación de impotencia que daba a entender que la victoria se iba a marchar hacia Zamora. El grupo ferrolano, así, apenas fue capaz de crear ninguna ocasión hasta el final del choque –un remate de Thiago despejado “in extremis” por la defensa local y un gol anulado a Adrián Cruz por fuera de juego fueron las únicas opciones que tuvo–, pero la historia fue que el Racing se fue con una derrota que lo lleva a caer a la zona de descenso a Tercera y que confirma que su inicio dista mucho de lo esperado. n

El Racing da un paso atrás