O Val paga su falta de experiencia, pero mantiene la ilusión

campo de O Cadaval un partido de fútbol entre el Narón y O Val
|

Cada vez es más difícil la situación clasificatoria de O Val en el grupo 1 de Primera Galicia. La derrota con la que saldó el derbi comarcal que el domingo pasado lo enfrentó al Eume Deportivo (1-0) es la cuarta seguida que sufre y, además, eleva a siete la racha de partidos que lleva sin ganar. Por eso ocupa la penúltima posición –su rival, por su parte, asciende hasta la octava– y se encuentra a cuatro puntos de escapar de las tres plazas que condenan de manera irremediable al descenso –alguno más con respecto a las plazas que pueden conllevar la pérdida de categoría por los arrastres–.

La falta de veteranía de la plantilla que dirige Óscar Blanco –casi todos sus jugadores están en su primer año sénior– le está complicando las cosas a esta escuadra. De hecho, en un partido como el último, en el que apenas se registraron ocasiones, hizo que el Eume Deportivo aprovechase la suya por medio de Joshua poco antes del descanso, mientras que O Val no pudo materializar la suya, salvada debajo de los palos por un jugador de la escuadra de Pontedeume.

O Val, a pesar de esta delicada situación, no tiene la intención de rendirse en las once jornadas que quedan hasta el final de la liga regular. A ello ayuda el compromiso que demuestran sus jugadores, cuya asistencia a los entrenamientos es casi total. El próximo encuentro, además, se presenta como clave por enfrentarse a un rival –el Sporting Meicende– que podría ser directo en la lucha por la salvación, por lo que ahí espera dar carpetazo a la mala racha que atraviesa.

Además
En cambio, para otros dos de los seis representantes que la delegación ferrolana tiene en esta competición la jornada fue positiva. Por ejemplo, para el Valdoviño la victoria que obtuvo sobre el Club do Mar de Caión (2-0) le permite escalar a la antepenúltima plaza de la tabla clasificatoria. La escuadra que dirige Jesús Peña está ahora a solo tres puntos de salir de las plazas que condenan con seguridad al descenso.

El Narón, mientras, rompió la racha de ocho jornadas que llevaba sin ganar gracias a la victoria con la que saldó el encuentro de rivalidad que disputó en el campo del Miño (0-2). Un gol al final de cada período permite a la escuadra naronesa ascender una posición, hasta la decimotercera, lo mismo que pierde su adversario, que baja de ser octavo a noveno.

El otro representante de la comarca, el Cedeira, sigue siendo en el mejor clasificado de los locales –ahora es quinto–  Su derrota frente a Betanzos (3-0) supone, sin embargo, la segunda que encaja de manera consecutiva y es el resultado de un choque en el que el cuadro local se adelantó a los cinco minutos y sentenció en el tramo final del choque.

O Val paga su falta de experiencia, pero mantiene la ilusión