Paydes recoloca a la mayoría de los trabajadores de la nave calcinada

Narón nave incendiada Río do Pozo
|

La nave de la empresa Papeles y Desarrollos –Paydes– que ardió hace exactamente cinco meses, el pasado 22 de enero, en el polígono industrial de Río do Pozo, tiene desde hace un par de semanas el permiso del Concello de Narón para su demolición, tras haber quedado totalmente irrecuperable por los efectos del incendio.

Fuentes de la compañía, que se dedica a la fabricación de bolsas de papel y plástico, así como de otro tipo de productos, como embalajes, precintos y cinta adhesiva, adelantaron a Diario de Ferrol que el futuro de las instalaciones, incluida la opción de su reconstrucción, quedó en suspenso tras la declaración del estado de alarma, por lo que de momento no se ha tomado una decisión al respecto.

En todo caso, la licencia otorgada por la administración naronesa le permite a los dueños el derribo de lo que queda de estructura. Los trabajos ya están en marcha.

Los dueños de la nave, que pertenece al grupo Valtalia, especializado en el tratamiento integral de residuos sólidos, también han confirmado que la mayoría de los 62 empleados que en el momento del incendio trabajaban en las instalaciones de Río do Pozo, levantadas en el año 2012, han sido recolocados en otras empresas de la firma. Así, una parte, explican fuentes de la empresa, fue incorporada a otras plantas que la compañía tiene en los concellos de Cerceda y O Carballiño, en concreto en Sogapol.

Cabe recordar que precisamente esta nave construida en el municipio ourensano también fue arrasada por un incendio en el año 2008. Ahora, de los más de 60 operarios, solo ocho no fueron recolocados, precisa la empresa: cuatro que finalizaban contrato y otros tantos que habrían rechazado esa posibilidad.

En cualquier caso, subrayan fuentes de Paydes, “no se despidió a nadie” y, además, explican, la empresa se hizo cargo de los salarios desde que se produjo el cese de actividad provocado por el incendio hasta su contratación por Sogapol. l

Paydes recoloca a la mayoría de los trabajadores de la nave calcinada