Sarriá reafirma su compromiso con el plan estratégico y las F-110

Susana Sarriá se reunió tanto con los miembros de la directiva de las factorías de Ferrol como con los representantes de los trabajadores
|

La nueva directora de la corporación pública Navantia, Susana Sarriá, visitó ayer las instalaciones de la Compañía en Ferrol y Fene, entrevistándose tanto con la cúpula directiva de las factorías gallegas como con el comité de empresa.
Sarriá, que desde su nombramiento el pasado 19 de julio levantó suspicacias entre empresarios y trabajadores locales por igual, reafirmó su compromiso de continuar con las negociaciones del futuro Plan Estratégico, así como del proyecto de construcción de las fragatas F-110 para el Ministerio de Defensa. Durante la visita, la nueva presidenta se entrevistó personalmente con los responsables de los diferentes programas de construcción naval en curso, de las empresas de reparaciones y con los representantes de los trabajadores de ambas factorías.
La nueva presidenta destacó las capacidades de Navantia en la ría de Ferrol, donde supervisó las obras de los buques de aprovisionamiento de combustible AOR –Auxiliary Oiler Replenishment– para la marina Australiana, el Buque de Acción Marítima (BAM) para el Ejército Español, además de visitar el área de mantenimiento para las fragatas Noruegas o las instalaciones donde se desarrolla el programa de transferencia de tecnología del portaaeronaves para Turquía.
Durante la visita, Susana Sarriá puso en valor el trabajo de todos los empleados de la Compañía, definiéndolos como el principal activo de la misma. Es por ello que, durante las diferentes entrevistas, se comprometió a continuar impulsando todos los programas en marcha como ya lo hiciera su predecesor, Esteban García, así como explorar todas las nuevas oportunidades comerciales que se presenten, tanto en el área de la construcción naval como en la eólica marítima o el propio sector de las reparaciones.

Los tres ejes tácticos
La nueva ejecutiva de Sarriá identificó tres ejes básicos sobre los que se sostendrá el futuro Plan Estratégico y, por tanto, la propia empresa. El primero de estos pilares se compone de los propios proyectos –presentes y futuros– desarrollados en las Factorías de la compañía. El programa de las fragatas F-110 es especialmente importante en este apartado, pues sentará una base para el desarrollo tecnológico del sector naval de defensa y para promover la modernización de las instalaciones ferrolanas.
El segundo de estos ejes, muy relacionado también con el proyecto antes mentado, consiste en impulsar la eficiencia operativa y la digitalización de modo que ayuden a reforzar las capacidades estratégicas de la corporación. El objetivo de este pilar, por tanto, es la mejora de los productos y del modelo de negocio, utilizando el desarrollo del Astillero 4.0 como elemento diferenciador de cara a afrontar la competencia internacional.
El tercer y último de estos ejes, denominado como Plan de Rejuvenecimiento de la Plantilla, está intrínsecamente ligado con algunas de las reivindicaciones más recurrentes de los trabajadores de las factorías. Éste pasa por el establecimiento de un nuevo marco de relaciones laborales a través de un Convenio Único, de modo que beneficie al empleado mejorando sus condiciones de trabajo y a la propia empresa ganando en competitividad y eficiencia.

El papel de Navantia en Galicia
La presidenta de la compañía pública puso en valor durante la visita el papel de la Corporación en el tejido industrial gallego. Según Sarriá, este sector es clave dentro de la comunidad como elemento dinamizador y de creación de empleo. De acuerdo con las últimas estimaciones, Navantia creó en 2017 cerca de 4.000 empleos directos y dentro de la industria auxiliar. Si a esto se le suman aquellos empleos derivados de la actividad industrial de las factorías en la comarca, la cifra sobrepasa los 15.500 puestos de trabajo, lo que supone un 23% del empleo industrial total de la provincia de A Coruña. A esto habría que añadirle la aportación de la compañía al Ministerio de Defensa y la Armada a la hora de proteger la soberanía nacional. l

Sarriá reafirma su compromiso con el plan estratégico y las F-110