España esconde un gran tesoro arqueológico expoliado

|

Una moneda de la época romana, un casco celtíbero, una espada de la Edad Media, joyas. Toda la geografía española esconde bajo tierra sepultadas por el paso de los siglos decenas de miles de estas piezas de alto valor arqueológico que generan una intensa actividad delictiva a cargo de grupos dedicados al expolio de reliquias históricas. Las obras adquieren luego un alto valor en el mercado y muchas de ellas son vendidas en el extranjero. Las hay que acaban incluso en las grandes casas de subastas.

Desde 2011 la Guardia Civil ha practicado un total de 180 detenciones o imputaciones y se han abierto casi 2.000 expedientes por infracción administrativa, y más de la mitad corresponden al Seprona. Entre las comunidades que registran una mayor actividad destacan Galicia Andalucía, Asturias, Murcia y Castilla y León. 

Los expertos de la Guardia Civil advierten de que, si hace años la mayor preocupación a la hora de proteger el patrimonio histórico y cultural de España era evitar los robos en las iglesias, ahora es prevenir este expolio de obras arqueológicas bajo tierra. 

Se trata de una actividad que en muchos casos pasa de padres a hijos o significa buena parte de la actividad económica de algunos pueblos.

“Hay municipios en los que hay decenas de vecinos denunciados y nos quedamos cortos”, dicen en la Guardia Civil, que se remiten a estudios arqueológicos, según los cuales España cuenta con un yacimiento cada 3 kilómetros. Recuerdan la multitud de proyectiles de la Guerra Civil que aún se encuentran todas las semanas por España: “si esa guerra solo duró tres años, imagina lo que puede haber bajo tierra tras varios siglos”.

España esconde un gran tesoro arqueológico expoliado